Pulgones – Tratamiento ecológico para esta amenaza para tus plantas

Los pulgones son una plaga que se alimentan específicamente de la savia de las plantas. El principal problema de este insecto es su peligrosa capacidad de reproducción. Un problema que puede terminar atacando a grandes plantaciones de no controlarse a tiempo.

Tratamiento ecológico para pulgones

El pulgón tiene una gran variedad de especies, cada uno representando una mayor o menor amenaza dependiendo de cada caso en particular. Insectos que extraen los nutrientes de la planta hasta reducir o afectar su crecimiento, deformando la planta hasta producir su marchitamiento. Esta plaga produce secreciones de melazas, excesos de azúcar que le da una textura pegajosas y complicadas de desinfectar a la planta. Esta área posteriormente puede ser atacada por la negrilla, hongo que puede producir su muerte.

El deterioro también afecta la capacidad de fotosíntesis, no aprovechando el agua y nutrientes que necesitan para cerrar el ciclo fotosintético. Además, cualquier planta que se encuentre en este estado deja de ser comercializable, en caso de tener tu propio emprendimiento o negocio de agricultura.

La saliva del pulgón presenta agentes nocivos que afectan la integridad de la planta, afectando a la zona apical. Esto conlleva a que pierda mucha estabilidad y reduciendo su capacidad de resistir a diferentes situaciones climáticas. Su saliva también puede transmitir el conocido virus del mosaico del pepino.

¿Qué son los pulgones?

Los pulgones son insectos muy similares en apariencia a las pulgas, con la diferencia de alcanzar tamaños superiores. Es por esta razón que se le pone un adjetivo que magnifica su tamaño. Se les puede identificar por tener colores como el verde y negro. Tienen una forma ovoidea y mayoritariamente ser ápteros, aunque también existen especies que pueden llegar a ser alados. Muchas especies, tienen sifones o cornículos que sirven como mecanismo de defensa a depredadores amenazantes, disparando un líquido tóxico y desagradable.  

Los pulgones, curiosamente pueden crear sociedad, en especial con las hormigas. Llegando a generarse un intercambio muy interesante en las plantas, en el que la melaza que secretan los pulgones se convierte en el alimento de las hormigas. Mientras que estas se encargan de cuidar y proteger a los pulgones.

¿Por qué afecta el pulgón a mi huerto?

Si los pulgones atacan a tus plantas probablemente significa que estás teniendo un cuidado incorrecto de tus plantas, bien sea por un riego excesivo, exceso de abono, temporada inadecuada, falta de aireación, entre otras razones. Llegando a ser necesario y vital corregir esas malas prácticas, al mismo tiempo que aplicamos un tratamiento.

Prevenir la plaga del pulgón

La prevención del pulgón consiste en realizar los cuidados necesarios de la planta, incluyendo un riego adecuado, un abonado orgánico, sembrar de acuerdo a los calendarios de siembra recomendados, una adecuada orientación del cultivo para obtener el sol necesario e intercambiar cultivos cada cierto tiempo. Cuidados que fortalecerán mucho a nuestro huerto de todo tipo de plagas y enfermedades.

Un cuidado a tener en cuenta es la vigilancia del estado de salud de nuestras plantas, llegando a ser necesario mirar el envés de las hojas y su vigorosidad. Esto ayudará a actuar inmediatamente en caso de padecer alguna plaga y permitirá retirar a estos insectos manualmente cuando aún son manejables.

Un error común para los que quieren prevenir el pulgón es que pueden llegar a exagerar al encontrarse con una plaga fácilmente manejable, llegando a colmar las plantas de insecticidas y productos químicos agresivos, dañando completamente la planta. Algo que no es necesario ya que tener un numero controlado de pulgones no tiene que representar peligro alguno y se puede retirar manualmente.

¿Cómo detectar y combatir el pulgón?

Los pulgones son fáciles de detectar ya que suelen vivir en el envés de las hojas y las yemas tiernas.

Se debe tener especial cuidado al momento de aplicar un tratamiento contra los pulgones, evitando el exceso de los productos a utilizar debido a que podemos empeorar el estado de la planta. En invierno generalmente se debe utilizar únicamente un tratamiento preventivo, al pensar que existe un cierto riesgo de padecer de esta plaga. En la primavera y verano, se aplicará un insecticida adecuado para este fin que se ofrecen en centros especializados.

Si vemos que la plaga aún no llega a ser muy grande se aplica un jabón insecticida o de potasio.

¿Cómo tratar el pulgón ecológicamente?

Una vez que los métodos preventivos fallan y llegas a encontrarte con una población que puede poner en peligro a tus plantas es tiempo de recurrir a algún producto ecológico que pueda hacer frente y eliminar a la plaga.

Si bien lo ideal es retirar manualmente al pulgón, es un proceso que solo se puede realizar cuando aún es manejable. Una población muy grande puede resultar una tarea complicados debido a su pequeño tamaño y a su capacidad de esconderse minuciosamente, a no ser que se tenga una vigilancia diaria y muy precisa.

Jabón potásico y aceite de neem

Uno de los productos ecológicos que es más efectivo es la solución potásica, producto que reblandece el exoesqueleto de los insectos, debilitándolos hasta que acaban muriendo. Un producto natural que además es inocuo para la salud.

Poco después de usar el jabón potásico, aproximadamente una hora después, puedes reforzar el tratamiento utilizando aceite de neem, un insecticida natural obtenido del fruto del árbol de neem, conocido por su capacidad para actuar frente a una gran variedad de plagas, incluyendo la mosca blanca, trips, minador, araña roja, pulgones, escarabajo de la patata, piojo, chinches, entre otros. Ambos productos tienen una acción conjunta que llega a ser realmente efectivo.

Acerca Jose Luis Tucto

Ingeniero Agricola egresado de la UNPRG