Fungicidas caseros para plantas – Ideales para combatir los hongos

Muchos jardineros a menudo se enfrentan con el reto de controlar plagas y enfermedades fúngicas sin productos químicos agresivos, recuerda que estos solo deben usarse como último recurso.  Si bien las enfermedades causadas por hongos pueden significar un gran peligro para el desarrollo de tus plantas, los fungicidas caseros pueden ayudarnos a resolver este problema sin dañar el medio ambiente; es más, no representan un riesgo considerable para nuestra salud ni la de nuestros seres queridos, como los niños y mascotas.

Fungicidas caseros para combatir los hongos de las plantas

Evitar la necesidad de fungicidas

Antes de enseñarte algunos productos que actúan como fungicidas caseros debes saber que un factor crítico para reducir las probabilidades de sufrir este problema es la prevención. Llegando a ser importante que, antes de iniciar le cultivo, selecciones plantas sanas y resistentes a las plagas.

Igual de fundamental es mantener un adecuado cuidado de tu huerto, macetas y jardín.  También puedes ayudar a que tus plantas se mantengan saludables al eliminar las malezas del área de cultivo.

Muchas veces la aparición de hongos llega a tener su origen en los daños causados por las plagas. Si quieres mantener a tus plantas libres de plagas debes ser constante con el riego, la limpieza y la eliminación temprana de pulgones y otros insectos chupadores.

Si tu problema sigue en crecimiento entonces debes preparar algún fungicida casero para tratar de recuperar la salud de tus plantas.  

¿Cómo preparar un fungicida casero para el jardín?

Preparar un fungicida casero te ayudará a mantener un mayor control en los ingredientes utilizados, muchos de los cuales se encuentran fácilmente en tu despensa. Algunos de los fungicidas caseros que se pueden utilizar son:

  • El bicarbonato de sodio puede actuar como un fungicida al ser mezclado con agua. La mezcla debe constar de 4 cucharaditas o 1 cucharada sopera de bicarbonato de sodio por cada 4 litros de agua. También se puede usar el bicarbonato de potasio como un sustituto para el bicarbonato de sodio.
  • El jabón para lavar platos también es utilizado como un fungicida casero, aunque el producto a utilizar debe estar libre de desengrasantes y lejía.
  • La planta del piretro tienen propiedades muy útiles para combatir hongos. Incluso es ampliamente utilizada en fungicidas comerciales para plantas. Una opción es cultivar algunas plantas de piretro en tu jardín para utilizar las flores como un fungicida casero.  Tan solo debes secar las cabezas de las flores y molerlas. Se colocan 5 cucharadas grandes en un litro de agua para macerarlo por 24 horas. Este contenido se filtra con la ayuda de una gasa y el líquido se coloca en un pulverizador.
  • La mezcla de Burdeos puede ser útil para controlar algunas enfermedades fúngicas y bacterianas cuando se usa durante la temporada de inactividad. Esta mezcla se puede hacer de manera casera mezclado piedra caliza molida y sulfato de cobre en polvo. Se recomienda mezclar en una proporción de 6 1/2 a 8 cucharaditas (32-39 ml) de sulfato de cobre, 3 cucharadas (44 ml) de piedra caliza y 0,5 Litros de agua.

Uso de recetas de fungicidas caseros

Si bien aprender a preparar su propio fungicida puede ser de mucha utilidad, es importante utilizarlo de manera responsable. El término orgánico o natural suele ser confundido con completamente seguros, pero la realidad es que todos los productos en exceso tienen sus riesgos, menores, pero aún existen.  Es importante siempre utilizar los fungicidas caseros con cierto cuidado, especialmente si vives con niños y/o mascotas.

Cuidados al utilizar fungicidas caseros naturales

Al utilizar un fungicida casero, o cualquier otra mezcla casera, primero debes aplicar la mezcla en una pequeña porción de la planta. Esto nos ayudará a prevenir cualquier daño que pueda producir estos productos.

Si vas a utilizar jabones o detergentes, que estos no tengan lejía en su composición, ya que puedes dañar a tus plantas considerablemente.

Estas mezclas no se deben aplicar de ninguna manera durante los días caluroso o soleados, ya que podemos provocar graves quemaduras.

Finalmente, recuerda que lo más importante es la prevención para mantener un jardín saludable.

Acerca Jose Luis Tucto

Ingeniero Agricola egresado de la UNPRG