Cineraria – Consejos para el cuidado de esta bella planta floral

La cineraria es una planta aclamada por los jardineros debido a los colores muy llamativos de sus flores y formas tan peculiares. Hoy te dejaremos algunos consejos generales para cultivar esta planta y sus cuidados.

Guía de cultivo de la cineraria y sus cuidados

¿Qué es la cineraria?

La cineraria es una planta cuya característica es poder florecer tranquilamente bajo sombra o a media sombra. Es por esta razón que puede ser un adorno perfecto para el interior de nuestro hogar, siempre que esté cercana a una ventana con flujo constate de aire.  

Es nativa de Islas Canarias y Madeira, y se considera una planta ornamental debido a que sus flores desarrollan colores sumamente llamativos y hermosos. Cuando los cuidados de la cineraria son correctos, los tallos pueden alcanzar los setenta centímetros de altura, creciendo un poco más en las épocas de florecimiento.

Dependiendo de los cuidados, finalizando el invierno y durante toda la primavera, comienza a florecer, siempre que las temperaturas, el riego y la iluminación sean óptimos para su correcto desarrollo.

Tips para un buen cuidado de la cineraria

A pesar de ser una planta perenne, igual necesita que le dediquemos tiempo, cariño y muchos cuidados para que pueda crecer libremente y desarrollarse adecuadamente.

Iluminación, Clima y Ubicación

La iluminación que reciba debe ser intensa. No obstante, no deberá ser directa. Llegando a ser importante colocarla en un lugar con semi sombra, ayudando a que la floración dure mucho más tiempo.

Esta planta no soporta el frío. Si las temperaturas bajan a menos de -10 °C se marchitarán irremediablemente, aunque preferiblemente la temperatura no debe bajar de los 7 °C. La temperatura óptima está entre los 13 a 21 °C. No obstante, durante la floración, si se ubican en lugares muy calurosos, sobre los 15 °C, las flores abrirán rápidamente hasta marchitarse enseguida.

Se puede decir que esta planta requiere ser ubicada en un lugar fresco, como el porche de tu hogar, donde esté al resguardo de la lluvia y la iluminación directa. Si bien requiere de un flujo de aire constante, se debe evitar que estas corrientes de aire sean frías.

Riego de la cineraria

La cineraria necesita ser regada constantemente, ya que una falta de agua por tiempo prolongado puede producir un marchitamiento de las hojas y la caída de los capullos florales. El sustrato debe permanecer en todo momento húmedo, pero no encharcado. El riego debe realizarse directamente en el sustrato, nunca en las hojas y flores.

Abono

Adentrándose la época de floración, las cinerarias deben nutrirse con un fertilizante líquido para plantas de flor cada dos semanas.

Sustrato

La cineraria es una planta que requiere de un “sustrato universal” mezclado con un poco de humus. El pH recomendado es de 6. Se recomienda permitir que el sustrato pueda drenar correctamente, para lo cual puedes utilizar piedras pómez en el fondo de la maceta.

Poda

La poda no es necesaria, solo la debes cortar y mantener limpia la planta de hojas y flores marchitas.

Plantación de la cineraria

La cineraria se propaga mediante semillas, justo cuando la temporada esté cambiando hacia la primavera. El método es sencillo solo debes colocar las semillas sobre el sustrato en una bandeja. Riego el sustrato con la ayuda de un pulverizador y coloca una bolsa de plástico trasparente sobre la bandeja para mantener la temperatura. Se recomienda colocar esta bandeja en lugares con sombra. Asimismo, deberás retirar este plástico todos los días para evitar la condensación. Una vez las semillas hayan germinado podrás retirar la bolsa de plástico y el trasplante a su lugar definitivo se realizará con cuidado cuando la planta haya desarrollado sus hojas verdaderas.

¡Importante! No las tengas en lugares con demasiada luz. Las semillas deben permanecer guardadas en sitios cálidos y oscuros hasta que llegue el momento de la plantación. En caso contrario, las semillas podrías secarse y dejar de servir.

Problemas y enfermedades más comunes de la cineraria

Ninguna flor o planta está libre de sufrir daños externos o enfermedades por plagas. La cineraria desarrolla ciertas enfermedades como:

  • Las hojas pierden el color llamativo que tanto las caracteriza si se exponen a demasiado frío. Si esto sucede, llévalas a un lugar más cálido y nutre el suelo.
  • La plaga de los pulgones. Una de las plagas más comunes de la cineraria, se elimina pulverizando alrededor de la plata con agua, ya que el clima favorece su aparición.
  • Hojas marchitas. Cuando descuidas el riego, las hojas son las primeras en hacértelo saber, ya que se marchitan rápidamente.