Antracnosis – ¿Qué hacer para combatir esta enfermedad en tus plantas?

Se le considera el chancro de las plantas, y es visiblemente un conjunto de manchas de color marrón. Se originan por la presencia de un hongo, mismo que puede ser de diferentes géneros, acentuando la gravedad del caso. Las plantas que decaen ante la Antracnosis difícilmente se pueden recuperar, siendo en muchos casos lo recomendable eliminar la planta para evitar que se expanda a otras.

Cómo tratar la Antracnosis - Principal enemigo de nuestro huerto o jardín

Lo normal es que estos hongos nazcan en las plantas que han sido enormemente descuidadas por sus dueños, por lo que es motivo de autocrítica sobre la forma en que cuidamos nuestras plantas. No estamos hablando de cualquier hongo como la negrilla u otros, sino de la peor forma de hongo que puede enfermar a una planta, dejándola en un estado terminal.

Encontrar un cultivo con este tipo de enfermedad en expansión es el apocalipsis si vives de tu cultivo para la comercialización de sus frutos. Las pérdidas económicas, de permitir el avance de este mal, pueden ser devastadoras.

La antracnosis, se multiplica y se extiende rápidamente, aprovechándose como un parásito de la vulnerabilidad del huésped. En este caso, una planta pobremente hidratada, o excesivamente hidratada, llena de plagas, y sin ninguna atención o presencia de cuidados, es el pan comido para este peligroso hongo. Este mal produce manchas en la piel de las hojas, además de protuberancias en el tronco.

¿Cómo se desarrolla la antracnosis?

Generalmente se puede ver en climas que combinen el calor y la humedad. La antracnosis nace de hongos que en sus nombres botánicos tienen el termino Colletotrichum, Gloesporium y Conyothirium. Las manchas marrones que genera la antracnosis son marrones y de forma circular, teniendo mucha cercanía con los nervios principales de la planta. Estas manchas empiezan siendo bastante pequeñas, posteriormente crecen poco a poco y se oscurece hasta entrar en la etapa final y más grave, llamada necrosis.

El desajuste nutricional es una de las causas que llevan a la infección de una planta por antracnosis. A esto se sumarían, daños por maltrato de las personas, o bien de insectos que se alimenten de las plantas, y que no hayan sido tratados a tiempo.

En caso de que tus plantas la padezcan. las esporas se propagan con facilidad si hay presencia de lluvias regulares, sumando vientos que las empujen por el aire, afectando en poco tiempo a todos los cultivos. Es importante entonces, que en tu rol de jardinero prestes atención durante estos estados climáticos que tanta vida dan al infame hongo.

¿Cuáles cultivos son atacados por este hongo?

Los cultivos que proporcionan frutos cítricos son bastante propensos. En el caso de frutos como las mandarinas o naranjas se observa su desarrollo con una piel manchada por pigmentos marrones pequeños. Queda así el fruto totalmente desechable.

En el cultivo del olivo también se suele detectar la antracnosis. Esto es sinónimo de una descomposición nutritiva de los frutos, debilitando y proporcionando frutos no recomendables para el consumo, ya que en algún caso puede ser muy contraproducente. En esta variedad también se le llama hongo de la aceituna jabonosa. Zonas húmedas que se dediquen a la olivocultura deben tener especial atención con esta enfermedad, especialmente durante los otoños e inviernos lluviosos. Los signos más pronunciados son las necrosis circulares y depresiones en los frutos. La zona afectada se extiende hasta deshidratar completamente la aceituna.

Los huertos de solanáceas y otros cultivos hortícolas también son presa fácil de la antracnosis. Frutos como el tomate o el pimiento, en condiciones climáticas de abundante humedad, pueden presentar manchas marrones al momento de entrar en fase de madurez.

Pasos para prevenir y combatir la antracnosis

A nivel preventivo se dan los pasos cruciales, ya que una vez que la antracnosis se hospeda en nuestras plantas es sumamente complicada de erradicar. Comencemos dando el cuidado justo y necesario del cultivo.

  • Antes de plantar, una recomendación importante es tratar todas las secciones de suelo que se vayan a utilizar. Esto garantiza el crecimiento sano de una planta. 
  • Asimismo, se debería mejorar el sistema riego del terreno ya que los encharcamientos pueden brindar espacios de humedad para que el hongo prospere, y posteriormente hospedarse en las plantas.
  • Al regar las plantas, procura no mojar las hojas, tronco o frutos. Recuerda que la humedad es el hogar perfecto para estos hongos. El riego del terreno debe realizarse únicamente para proporcionar agua a las raíces.
  • Mantener un espacio adecuado es otro factor a tener en cuenta, no solo para mantener una adecuada aireación, sino también para que en caso de darse la antracnosis no pueda saltar fácilmente a otras plantas.
  • Se recomienda eliminar las hierbas silvestres y evitar el monocultivo ya que puede estimular la creación de patógenos en el suelo.
  • El uso de semillas o plántulas de un proveedor de confianza es importante para evitar el uso de semillas previamente infectadas.
  • Limpia siempre con alcohol las podadoras, herramientas e indumentaria utilizadas para tratar el jardín.    

Si has notado los efectos del hongo en algunas plantas, lo mejor que puedes hacer es deshacerte de las partes afectadas. Una vez retirada las partes infectadas, es relevante hacer uso de fungicidas en plantas que aún pueden salvarse para evitar la propagación de una enfermedad que ya ha comenzado a poner en riesgo tu cultivo.

Acerca Jose Luis Tucto

Ingeniero Agricola egresado de la UNPRG