Raíces Comestibles

Raíces comestibles: Versátiles y prácticas para muchos tipos de huertos

En el mundo de las verduras y las plantas, existen muchos alimentos que se obtienen de las prácticas hortícolas. Es curioso imaginarse, que se pueden consumir elementos de la planta que van más allá del fruto o las hojas. En este caso estamos hablando de plantas que cuentan con raíces muy nutritivas, de un crecimiento prominente y con acceso asegurado en la cocina, como parte de diferentes platos sumamente deliciosos. Las plantas de raíces comestibles son elementos a tomar en cuenta dentro del huerto, y te darás cuenta lo sencillo que puede llegar a ser su manejo.

Las raíces comestibles suelen estar relacionadas con regiones tropicales, en las que prácticamente hablamos de un consumo diario. Es considerable el potencial que tienen este tipo de raíces para trabajarse y producirse en espacios pequeños. Son alimentos que tienen todas las condiciones para desarrollarse y crecer fácilmente, proporcionando un valor nutritivo alto, incluso en climas complicados. En fin, son las raíces comestibles, tipos de plantas guerreras y listas para cualquier desafío.

Antiguamente, se pensaba que muchas raíces comestibles y tubérculos eran las verduras que consumían los pobres. Un paradigma tóxico que ha sido eliminado, pues estudios afirman que comer este tipo de verduras es una garantía nutritiva de grandes riquezas. Conoceremos mejor a las raíces comestibles y los diferentes beneficios que traen en su cultivo y consumo.

Estas verduras proporcionan nutrientes importantes como carbohidratos, azúcares y almidones. Las hojas de las raíces comestibles, generalmente, son consumibles y proveedoras en buena parte de minerales, vitaminas y otros elementos fundamentales para una buena nutrición. Las raíces, por su lado, se prefieren debido a su valor focalizado en las ganancias de energía.

Importante: Aprender a diferenciar las raíces comestibles de los tubérculos

Es interés de este texto que conozcas las raíces comestibles, y para ello, es fundamental saber cómo distinguirlas efectivamente de los tubérculos. Pues no deja de ser cierto que ambas especies crecen bajo la tierra, pero hay detalles puntuales que las hacen diferentes.

La verdadera clave para diferenciarlos, reside en el elemento formador de origen. Aunque no lo parezca, un tubérculo tiene como su principal almacén de nutrientes al tejido del tallo, el cual se forma bajo tierra. Por otro lado, la raíz comestible encuentra su formación dentro del tejido de la raíz. Es importante entender que son verduras de diferentes naturalezas, a pesar de tener grandes parecidos. Eso sí, se puede mencionar que tanto raíces comestibles como tubérculos, cuentan con la semejanza de poder aguantar largas estaciones de sequía.

Variedades de Raíces Comestibles

Entre las raíces comestibles se puede señalar las siguientes:

  • Arracacia xanthorrhiza (arracacha)
  • Beta vulgaris (remolacha)
  • Brassica spp. (nabo)
  • Bunium persicum (comino negro)
  • Bardana (Arctium, familia Asteraceae)
  • Zanahoria (Daucus carota subsp. Sativus)
  • Diente de león ( Taraxacum ) spp.
  • Lepidium meyenii (maca)
  • Pachyrhizus spp. (jicama)
  • Chirivía (Pastinaca sativa)
  • Rábano (Raphanus sativus)

Ahora, conozcamos algunas de las especies más importantes de raíces comestibles, dejando de lado a los tubérculos para algún otro texto:

Zanahoria: La raíz comestible más popular y comercializada del mundo

La raíz comestible que todos conocen, y que siempre ha tenido fama por sus grandes beneficios en la salud. Es una fuente de riqueza prominente en lo que se refiere a su aporte vitamínico. La verdad es que, al solo ver su aspecto alargado y naranja, podemos observar una raíz muy nutritiva.

Entre los grandes beneficios que puede otorgar la zanahoria a la salud, son relevantes en lucha contra el estreñimiento, reducción de dolor estomacal y su capacidad diurética. Además, se le considera una buena herramienta para el tratamiento de la piel y para ejercer mejoras en el sistema respiratorio.

El consumo de la zanahoria suele hacerse cruda o preparada en zumos, ensaladas, cocida, al vapor o frita. Un gran complemento para cualquier comida, dejando entrada a la creatividad.

Aprende a cultivar Zanahorias

Remolacha

La remolacha tiene variedades que se cultivan para forraje, como verdura de hoja o como verdura de raíz. Las formas cultivadas son en su mayoría bienales. La remolacha se cultiva en regiones sin heladas severas. Prefiere crecer en suelos de pH neutro a ligeramente alcalino, ricos en nutrientes vegetales, agregando adicionalmente sodio y boro.

En una cantidad de 100 gramos, las remolachas aportan 43 calorías, contienen 88% de agua, 10% de carbohidratos, aproximadamente 2% de proteínas y tienen una pequeña cantidad de grasa (tabla). Los únicos micronutrientes de contenido significativo son el folato (27% del valor diario, DV) y el manganeso (16% DV).

Aprende a cultivar Remolachas

Chirivía

La chirivía generalmente se cocina, pero también se puede consumir cruda. Se puede destacar que posee un alto contenido de vitaminas y minerales, especialmente en lo que se refiere a potasio. También es rico en antioxidantes y fibra dietética soluble e insoluble.

Esta plana se cultiva en suelos profundo y sin piedras. Son variedades bienales, pero generalmente se cultivan como anuales. No se debe cultivar en suelos limosos y pedregosos, debido a que puede producir raíces cortas y bifurcadas.

Aprende sobre el cultivo de la chirivía