Leguminosas o Legumbres [Fabáceas] – Siembra y valor para el suelo

Las legumbres son plantas que forman parte de la familia de las Fabaceae o leguminosas. Las vainas de semillas, o frutos, de estas plantas tienen 2 costuras que corren a lo largo de la vaina, en su interior se puede observar múltiples semillas adheridas a una de las costuras. Cuando las semillas se maduran, las costuras se abren para dispersarlas.

leguminosas o legumbres

¿Qué son las plantas leguminosas?

Las legumbres más comunes de ver en los huertos familiares son los guisantes y frijoles de todo tipo, pero es una gran familia de plantas conformada por más de 16.000 especies. Generalmente se piensa que las legumbres son usadas como alimentos para humanos o ganado, aunque no todas las variedades llegan a ser comestibles. Además de las arvejas y frijoles, pertenecen a esta familia los cacahuetes, lentejas, alfalfa, entre otros. También podemos mencionar diversas leguminosas que se cultivan como plantas ornamentales, como la Baptisia, altramuces, glicinia y Falsa acacia.

¿Qué beneficios tiene el uso de legumbres para el suelo o jardín?

Las legumbres a menudo se utilizan como cultivos de cobertura o se mezclan en mezclas de semillas de césped debido a su capacidad para fijar nitrógeno. Si vemos bajo tierra, las raíces de la mayoría de las especies de la Fabaceaes presentan pequeños nódulos de rizobios, viviendo en simbiosis con sus plantas huésped. Estas bacterias toman el nitrógeno atmosférico y lo convierten en formas utilizables para nutrir la planta.

Asimismo, cuando comemos algunas leguminosas estamos obteniendo una parte del nitrógeno que trasforman los rizobios. Y cuando las partes de las leguminosas se descomponen tras la cosecha, como las hojas caídas o las raíces viejas, pueden servir para dar una gran proporción de nutrientes a otras plantas. No es de extrañar que, durante miles de años, los agricultores alternen otros cultivos con las leguminosas (llamada rotación de cultivos) con el fin de mantener el suelo fértil.

Lista de tipos de leguminosas ¿Como se Siembra?

Las legumbres son plantas que llegan a ser fáciles de cultivar y encontrar en todos los jardines del mundo. También se debe remarcar que existen múltiples semillas dentro de cada vaina, a su vez, son múltiples las vainas encontradas en cada planta. Esto significa que la cosecha obtenida de las leguminosas llega a ser abundante para el pequeño espacio que ocupa.

Una planta que no sólo alimentan la tierra, ya que llega a proporcionar algunos de los alimentos más populares del mundo. Esto se debe a su delicioso sabor y gran proporción de nutrientes. Alimentos que generalmente son bajos en grasa y ricos en fibra y proteínas; además de ser una fuente de calcio, zinc, hierro, selenio, calcio, vitaminas B y antioxidantes.

A continuación, describiremos algunas de las características de las leguminosas más comunes:

Alfalfa (Medicago sativa)

Una planta herbácea que mide hasta 60 cm de altura. Su fruto es una vaina en forma de espiral que presenta 11 giros aproximadamente. Algunos nutrientes que posee es el calcio, hierro, potasio, fósforo y diversas vitaminas. 

El método de cultivo consiste en espolvorear las semillas sobre el suelo uniformemente. Se siembra a tan solo uno o dos centímetros de profundidad debido al rápido crecimiento de sus raíces.

Una planta que tolera perfectamente diversas condiciones ambientales, pero que prefiere crecer en climas fríos y a plena luz solar.

El riego depende mucho de la estación ya que en época primaveral llega a demandar poca agua, mientras que en temporadas cálidas de alta evaporización se debe aumentar el riego. Sin embargo, se debe saber que esta planta prefiere los suelos que estén poco húmedos y drenen bien el agua.

Para saber más: Guía sobre el Cultivo de Alfalfa

Veza o Arveja (Vicia sativa)

Una leguminosa anual que llega a medir unos 80 cm de altura, de tallos un poco angulosos y con legumbres en cuyo interior se puede obtener de 4 a 9 semillas.

Las vezas son una fuente muy rica en proteínas y vitaminas del complejo B. Esta planta requiere de un tutor para crecer, por lo que se siembra cerca de un cereal, como la avena o cebada.

La planta de la veza se suele sembrar al secano, es decir, no se utiliza el riego de los campos, sino que se mantiene gracias al agua de las lluvias. Una planta que requiere de una baja cantidad de luz solar y suelos de secos a húmedos.

Cacahuete o maní (Arachis hypogaea)

Una hierba erecta que mide aproximadamente 80 cm de altura. Su tallo es amarillento, presenta estípulas pilosas y una vaina que se desarrolla subterráneamente, Su interior puede presentar de 1 a 6 semillas oblongas; ricas en grasas saludables, proteínas, minerales y vitaminas.

La separación de siembra de las semillas es de aproximadamente 30 a 40 cm y los surcos deben estar separados por 40 a 50 cm.

La planta del maní requiere de un clima cálido para germinar; y un suelo fértil, suelto, drenado y rico en calcio. El riego es importante, pero no se debe llegar al exceso. La siembra generalmente se inicia a finales de la primavera con el fin de recolectarse a finales de otoño.

Para saber más: Guía completa sobre el cultivo del maní

Garbanzo (Cicer arietinum)

Una leguminosa herbácea anual de hasta 50 cm de altura. Presenta unas flores blancas y vainas que llegan a tener de 2 a 3 semillas redondeadas; lisas o arrugadas, dependiendo de la variedad. Los garbanzos son reconocidos por ser una fuente de proteínas, grasas saludables y fibra.

La siembra consiste en depositar las semillas a unos 2 cm de profundidad. El suelo debe ser previamente fertilizado y se deben cubrir las semillas con arena. El garbanzo prefiere los climas secos y suelos arcillosos. Se suele regar cada dos semanas después de iniciada la siembra, aunque debes cuidar que no haya llovido. La cosecha puede realizarse cuando las hojas empiezan a tomar una coloración amarillenta.

Arveja o Guisante (Pisum sativum)

Esta leguminosa herbácea trepadora llega a recibir diversos nombres, de acuerdo al país donde se le mencione, como chícharo, arveja y guisantes. Las vainas son cilíndricas y llegan a contener en su interior de 3 a 12 semillas verdes. Los guisantes llegan a tener una gran proporción de proteínas, minerales y fibras.

Se siembra en el suelo dejando una separación de 50 cm, y a una profundidad aproximada de 4 cm. Los guisantes prefieren los climas frescos y con frío moderado, aunque se adaptan a una gran variedad de suelos. Los riegos deben ser copiosos, pero se debe evitar el encharcamiento. La cosecha se realiza de 12 a 14 semanas después de iniciada la siembra.

Para saber más: Guía completa sobre el cultivo de la arveja o guisante

Haba (Vicia faba)

Una planta erecta que puede medir 1,6 metros de altura. Presenta hojas alternas y frutos, vainas, en cuyo interior se pueden observar de 2 a 9 semillas protegidas por un tejido blanco y esponjoso. Llegan a ser ricas en minerales como el hierro, potasio, fósforo, magnesio, calcio y vitamina A.

Las semillas se siembran en un terreno que presente un clima fresco y tenga mucha exposición a la luz solar. El suelo debe ser arcilloso, pero debe contar con buen drenaje. El riego es constante debido a que disfrutan de la humedad. La cosecha se realiza tras 85 a 110 días.

Para saber más: Guía completa sobre el Cultivo de las Habas

Frijol o Judía (Phaseolus vulgaris)

La alubia, habichuela, frijol o poroto es una legumbre lineal en cuya vaina se puede encontrar de 4 a 10 semillas. Dependiendo de la variedad, las semillas llegan a tener diversos colores y tamaños. Un alimento que contiene un alto contenido en vitaminas del complejo B y minerales.

Las semillas se deben sembrar en un lugar que está expuesta a la luz solar directa. La planta se desempeña mejor si crece en climas cálidos y templados.

El suelo a utilizar debe ser rico en humus, pero sin materia orgánica fresca. Las judías llegan a requerir de la humedad, aunque en épocas de primavera se puede depender únicamente de las lluvias.

Para saber más: Guía completa sobre el Cultivo del Frijol

Plagas y enfermedades comunes en las leguminosas

Si bien cada tipo de leguminosa llega a ser susceptible a ciertos agentes, existen algunos problemas típicos que pueden afectar a todas las variedades de manera general.  Algunas de las plagas y enfermedades de las leguminosas a destacar son:

  • Curculio (Chalcodermus aeneus Boheman):Este insecto tiene  forma ovalada y una coloración negra. Este animal se alimenta de las vainas, por lo que afecta comúnmente a las habas, frijoles, soja, guisantes, entre otras legumbres.
  • Chinche hedionda (Halyomorpha halys): Se caracteriza por emitir un olor fétido al ser aplastada. Un intruso problemático que suele atacar a los cultivos de soja, judías y guisantes, apareciendo en el interior de las vainas.
  • Plagas bacterianas: La Bacteriosis se trasmite mediante el suelo debido a la interacción con ciertas bacterias dañinas para la planta. El agente contaminante es el determinante de los síntomas, aunque se pueden observar costra blanca o amarilla, manchas o lesiones en las hojas y la caída o secado de las vainas. Son diversas las bacterias que pueden atacar a las leguminosas, destacando especialmente el tizón común (Xanthomonas phaseoli), Wilt (Corynebacterium flaccumfaciens), tizón Fuscous (X. phaseoli var. fuscans) y tizón de Halo (Pseudomonas phaseolicola).
En este blog hemos escrito los siguientes post sobre Leguminosas o Legumbres [Fabáceas] – Siembra y valor para el suelo: