Hojas Comestibles

Las hojas comestibles son capaces de añadir sabores incomparables a los platos, desde el picante hasta llegar al amargo, vitales para dar ese toque único. Además son una fuente rica en vitaminas y minerales. Muchas de las plantas de hojas comestibles son comunes de ver, mientras que otras son raras o alternativas.

Hojas comestibles a tener en casa

La mayoría de las plantas tienen condiciones de crecimiento específicas y no siempre son sencillas de cultivar, pero casi la mayoría pueden desarrollarse fácilmente. Sin embargo, también existen muchas hojas de plantas que no son comestibles debido a las toxinas presentes en ellas que afectan a los seres humanos.

El número de hojas comestibles es extenso. Martin y Ruberte, en el año de 1975, enumeraron alrededor de 1500 especies. Muchas de estas son plantas comunes cultivadas para otros usos, y por lo tanto las hojas constituyen un subproducto poco conocido.

Las malas hierbas comunes son frecuentemente comestibles. Pero la regla con las hojas es conocer la especie antes de consumirla, además de utilizar las hojas en cantidades moderadas. Además de vitaminas y minerales, las hojas pueden ser un magnifico aporte de proteínas.

Los cultivos alimenticios comunes, cuyas hojas son comestibles, incluyen: pimientos, todo tipo de calabazas y melones, todas las clases de frijoles, okra y roselle, todos los cultivos de cole, las aroides (taros, dasheens), batatas y yuca. Las hojas ornamentales comestibles incluyen Hibiscus y Celosia. Además, algunos cultivos tropicales se cultivan especialmente para obtener sus hojas.

Por otro lado, un ejemplo de plantas con hojas no comestibles, las partes superiores de la papa común no llegan a ser seguras para el consumo debido a su contenido de solanina.

Nutrientes de las hojas comestibles

Fibra de hojas

El contenido de fibra de las hojas es alto. Por lo tanto, las hojas más tiernas de cualquier planta son generalmente las seleccionadas como alimento. La fibra no es dañina si se toma en cantidades razonables. De hecho, existe evidencia que las dietas de los Estados Unidos no contienen suficiente fibra, llegando a tener un mayor índice de obesidad. Sin embargo, cantidades excesivas solo agregan volumen al tracto digestivo.

Fuentes de proteínas

Las hojas reciben muy poca atención en comparación con su potencial para proporcionar proteínas. Se encuentran casi en todas partes, las hojas constituyen excelentes fuentes de proteínas, llegando a recomendarse su consumo en personas que requieran mantener un equilibrio en sus dietas y que dependan en gran medida de los almidones o una sola fuente de proteína vegetal desequilibrada.

La cantidad de proteína por caloría de las hojas comestibles de especies seleccionadas es alta a comparación con cualquier otro alimento vegetal, donde se incluye la tan conocida soya. En condiciones de supervivencia, las hojas pueden ser los alimentos más fáciles de obtener, y su inclusión en la dieta puede ser una ayuda valiosa para una buena nutrición.

Algunas fuentes de hojas comestibles merecen una mención en este apartado. La yuca, normalmente cultivada para obtener su tubérculo almidonado, tiene una inmensa cantidad de proteína en sus hojas. La proteína cruda que se puede encontrar en las hojas en peso seco varía de un 20 al 30%. Llegando a ser su contenido en proteínas más alto en las hojas jóvenes. La metionina es el aminoácido que no llegaría a poseer. Desafortunadamente, en la mayor parte de los lugares no se aprovechan las hojas, especialmente, si tenemos en cuenta que la cosecha ocasional de las hojas más jóvenes tienen una baja o nula influencia en el rendimiento del tubérculo. Las hojas de yuca siempre deben cocinarse antes de comerlas.

Chaya, Cnidoscolus chayamansa, es otra opción de hojas comestibles en lo que se refiere a este nutriente. Como en el caso de la yuca, las hojas deben hervirse para eliminar el ácido hidrociánico. Otra hoja excelente es la que se obtiene de plantas como el Sauropus y rogynus, una planta indonesia. Los brotes jóvenes se comen crudos y son extremadamente ricos en proteínas.

Hojas tóxicas

Desafortunadamente, muchas hojas contienen sustancias tóxicas. Las principales toxinas son los glucósidos hidrocianicos, el ácido oxálico y los alcaloides. Las propiedades tóxicas y comestibles de las hojas ya son bastante conocidas, y no se producirá ningún daño si se conoce la especie y se consumen cantidades moderadas de hojas que se puedan consumir. En algunos casos, el conocimiento indígena sobre la preparación adecuada de ciertas hojas hace que sean seguras para el consumo, pero este conocimiento necesita ser aprendido antes de asumir que ciertas hojas son comestibles.

A continuación te mencionaremos el proceso para cultivar las diversas plantas con el fin de obtener sus hojas comestibles