Cultivo de la Vainilla – Guía de cuidados a tener en cuenta con esta planta

Expertos en la cocina conocen muy bien el valor de la vainilla natural. Sin embargo, no debes confundir a la vainilla con la Esencia de vainilla, esta última, utilizada en la preparación de las tortas, es obtenida a base de químicos. Cuando se trata de obtener los mejores aromas y la mejor calidad en postres, las vainas de la vainilla natural siempre serán la mejor opción.

Guía para el cultivo de la vainilla y sus cuidados

Aromatizar el azúcar, dar cierto sabor a los postres, y mejorar la alimentación es todo lo que se puede hacer al incluir un ingrediente tan natural y beneficioso como la vainilla. Por lo tanto ¡Aprende a realizar tu propio cultivo de la vainilla en casa!

Consejos rápidos en el cultivo de la vainilla

A pesar de que el cultivo de la vainilla es muy sencillo, como cualquier otra planta, requiere de sus cuidados necesarios. Algunos a destacar son:

  • Plantar preferiblemente durante la primavera.
  • A la vainilla le encanta el clima tropical y cálido. ¡Ama los rayos del sol!
  • Es una planta exigente, así que prepara un suelo muy suelto y con un excelente sistema de drenaje.
  • No exageres con el regado o la marchitarás.
  • ¡Prepárate con todos los medios naturales que te ayuden a protegerla de las plagas!
  • Evita plantar la vainilla en terrenos anteriormente utilizados. Podría estar presente el hongo Fusarium Oxysporum.

Una planta es necesita de cuidados, pero veamos paso a paso como se realiza el cultivo de la vainilla.

Primeros pasos: ¿Qué se necesita para el cultivo de la vainilla?

Lo más importante de todo, es que antes de que adquieras los esquejes de vainilla, prepares el ambiente ideal para ellas. ¡Si no lo tienes y vas a hacer un cultivo a pequeña escala, puedes preparar uno en un pequeño invernadero!

Ubicación y Temperatura ideal para la vainilla

La vainilla adora los climas cálidos, no obstante, si realizarás la siembra con ayuda de esquejes puedes plantarla a lo largo de todo el año. Sin embargo, sembrar en las épocas frías producirá que su desarrollo sea mucho más lento.

Teniendo en cuenta esto, si prefieres darle el mejor trato a tu planta, escogerás una época cálida, donde las temperaturas oscilen entre los 20 y 30 °C. Puedes sembrarlas tranquilamente en tu propio huerto urbano.

Agua y riego

Asegúrate de cuidar muy bien la planta de vainilla en las épocas lluviosas. La vainilla es una planta que soporta más la sequedad que la humedad. ¡El exceso de agua promueve la aparición de hongos y otras plagas!

Suelo

En cuanto al suelo, mientras más suelta esté la tierra, mejor. Al igual que debe permanecer con abundante humus para que puedan florecer adecuadamente.

Propagación de la vainilla

Los esquejes de vainilla suponen la manera más adecuada para la siembra, y estos deben medir aprox. Entre 80 a 120 cm de longitud y 1 o 2 cm de diámetro.

Tip: Elimina las hojas basales que pueda tener el esqueje. En caso de que las incluya, retíralas enroscando el peciolo delicadamente para evitar maltratar el tallo.

Comenzando con la siembra del cultivo de la vainilla

Una vez cuentes con todos los utensilios, la tierra y los esquejes puedes comenzar de inmediato con la siembra de tus plantas de vainilla.

Preparar y limpiar el terreno

Se recomienda preparar un terreno nuevo para la plantación de la vainilla. Pero, en caso contrario, asegúrate de retirar todas las malas hierbas y los restos de otros cultivos.

Humedecer el terreno

La vainilla es una planta que crece superficialmente, por lo tanto , mantén húmedo el suelo desde una semana antes de la primera siembra.

Fertilizantes

Prepara el terreno esparciendo materia orgánica para mejorar su calidad. La vainilla, al ser una variedad de la orquídea, ama el potasio y el calcio. Cáscaras de plátano o huevo, agua de arroz cocido, hojas de roble o agua de papa serán una buena opción.

Preparación de los esquejes

Una vez que tengas los esquejes limpios de imperfecciones, procede a desinfectarlos antes de sembrarlos. Sumérgelos en caldo bordelés durante un máximo de 5 minutos.

Posteriormente, coloca los esquejes en un lugar que mantenga buena corriente de aire y sombra durante dos semanas. Al deshidratarse un poco, sanan cualquier herida que pueda haber desarrollado anteriormente.

Plantar los esquejes

En tu huerto urbano, en una maceta o en donde más prefieras. Entierra los esquejes a una profundidad de 5 a 10 cm. Tomando en cuenta el tamaño de los esquejes.

Cubre la base de la planta con 3 o 5 cm de hojarasca o compost, o en caso de que lo prefieras puedes añadir un tutor para que la planta crezca verticalmente.

¿Cómo cuidar la vainilla?

Has logrado plantar exitosamente tus plantas de vainilla, pero ahora será tu tarea mantenerlas sanas hasta su cosecha.

1. Mantén un buen regado

La tierra debe permanecer siempre húmeda. Pero cuídate de no dejar charcos, ya que podrías ralentizar el crecimiento de la planta.

2. Fertiliza el suelo

Alimenta a la planta con residuos animales o vegetales, que le aportarán grandes cantidades de nutrientes. Durante la primavera el compost funciona de maravilla ya que se descompone más rápidamente.

Recolección y Almacenamiento

¡Llegado el otoño es el momento de cosechar! Te darás cuenta de que el cultivo de la vainilla está listo para cosecharse porque adquiere un color más amarillento. Al contrario del color verde primerizo.  

Fermentación, curado, maduración y secado de la vainilla

Una vez que finaliza la cosecha, notarás que la vainilla no tiene ningún aroma, elemento vital para su comercialización. Esto se debe a que las vainas de esta planta deben pasar por un estricto proceso de curación que puede demorar hasta 8 meses.

Tras la cosecha, se deja la vainilla inmediatamente en un cajón de madera hermético, pero de una madera sin aroma, y se almacena por una semana. Posteriormente, se ponen a hervir las vainas a unos 65º C por unos 2 o 3 minutos. Se dejan escurrir, para luego envolverlas muy bien en una manta de algodón y se vuelven a almacenar en el cajón.

Pasado un tiempo, se inicia el proceso de secado, que consiste en sacarlas del cajón y ponerlas al sol en la misma manta, sobre una tabla de madera sin aroma. Se deben voltear constantemente, evitando que estén expuestas a la humedad. Al finalizar el día, tienes que recogerlas, envolverlas y guardarlas en el cajón. Este proceso se repite por aproximadamente 3 meses, el tiempo depende de que la vainilla se seque, más no que se tueste. Esto lo notarás porque estará negra, con un estilo banano paso.

Ahora, se realiza el mismo procedimiento de secado pero a la sombra, por 1 o 2 meses, siempre con baja humedad.

Terminado este tiempo, se envuelve la vainilla en papel encerado y se guarda en el cajón para que termine el proceso para su venta comercial.

En este proceso de curado de la vainilla debemos tener mucho cuidado debido a la manipulación constante. Llegando a ser importante controlar mucho la humedad y la limpieza de los materiales utilizados durante este procedimiento.

Protege el cultivo contra las diferentes enfermedades

La vainilla no está exenta de sufrir de enfermedades, por lo tanto prepárate para combatir las más comunes.

Gusano Peludo y Chinche Roja

Su método de control es el mismo en ambos casos. Aplica en las plantas una mezcla jabón neutro, con 2 cebollas blancas y 2 dientes de ajo licuados. Diluye en 40 litros de agua. Ayúdate de un aspersor para su aplicación.

Fusarium Oxysporum

Es un hongo que se desarrolla debido a terrenos muy húmedos y enfermos. Por lo tanto, evita que el suelo genere charcos con un buen drenaje. Y asegúrate de que los esquejes que siembres estén en buen estado y sanos. Por otra parte, protégelas mucho más aplicando caldo bordelés una vez al mes.

Antracnosis

La cola de caballo administrada por un sistema de riego por goteo es ideal para prevenir y eliminar esta enfermedad. Además de que favorece la ventilación de las plantas de vainilla.

Share on: