Suelo Arcilloso – Ventajas y ¿Cómo mejorar una tierra de arcilla pesada?

El suelo arcilloso es aquel que tiene partículas minerales muy finas y pobre contenido orgánico, bastante pegajoso debido a la ausencia de espacio entre las partículas minerales. La principal desventaja de este tipo de suelo es su pobre drenaje, problema que puede causar la pudrición de las raíces. Conozcamos un poco más sobre este suelo y algunos consejos para mejorarlo.

Guía para mejorar un suelo arcilloso pesado

Si has notado que el agua se acumula en tu huerto sin drenarse en su superficie, es una prueba irrefutable de un suelo arcilloso. En caso de hacer pruebas y encontrarse con una composición mayor del 50% de partículas de arcilla, tenemos lo que se denomina como “arcilla pesada”. Llegando a ser común ver grandes terrones de tierra muy difíciles de separar, formándose costras y agrietándose durante los climas secos.

Desventajas y Ventajas del suelo arcilloso

El suelo arcilloso tiene algunas cualidades que muchos jardineros aprovechan, como es la capacidad para retener la humedad. Muchas veces también llega a ser rico en nutrientes a diferencia de otros tipos de suelo, como el arenoso.

Sin embargo, su capacidad para mantener el agua puede ser un problema, especialmente si tenemos un suelo de arcilla pesada, ya que si no se maneja adecuadamente puede ahogar a las plantas debido a su lenta capacidad de drenaje. Además, se calienta lentamente durante la primavera, se compacta fácilmente (dificultando el crecimiento de las raíces de las plantas) y suele ser alcalino en pH.

¿Cómo mejorar suelos arcillosos pesados?

Si tienes un jardín de tierra arcillosa pesada, no renuncies a tener ese huerto de máxima calidad, dado que puedes convertir ese pegajoso y oscuro suelo arcilloso en el sustrato que todos soñamos al seguir los siguientes pasos:

Evitar la compactación del suelo arcilloso

Uno de los principales factores a tener en cuenta en los suelos arcillosos es evitar la compactación del mismo, ya que produciría un drenaje deficiente y una muerte segura de las plántulas. La compactación se puede evitar trabajando el suelo cuando esté seco, nunca mojado.

De hecho, se recomienda que mientras no se corrija los problemas del suelo se evite realizar trabajos de labranza, incluso se debe evitar caminar sobre el mismo tanto como sea posible.

Agregar Material Orgánico

La forma para corregir este tipo de suelo consiste en añadir material orgánico. Si bien existe una gran cantidad de enmiendas orgánicas, cuya finalidad es la de mejorar el suelo arcilloso, lo mejor es usar un compost o materiales de acción rápida, como el estiércol bien podrido, compost de hojas y plantas verdes.

Si quiere evitar que tu suelo arcilloso se compacte debes colocar de 7.5 a 10 cm. de la enmienda elegida, posteriormente, trabajar penetrando suavemente el suelo de 10 a 15 cm. En la primera temporada, e incluso en las dos siguientes, después de utilizar el material orgánico, debes tener cuidado al regar debido a que su drenaje pesado y lento puede actuar como un tazón.

Cubre con material orgánico

Se debe cubrir el área del cultivo con un acolchado hecho de materiales de compostaje de acción lenta como las cortezas, aserrín o astillas de madera molida. A medida que estos se descompongan ayudarán a mejorar el suelo; sin embargo, evita cultivar plantas en el espacio trabajado por un tiempo, ya que difícilmente prosperarán, solo debes dejar que estos materiales trabajen naturalmente por un largo lapso de tiempo.

Cultivo de cobertura

Durante las estaciones más frías, momento en el que su jardín esté tomando un descanso, siembre cultivos de cobertura: Trébol Timothy, heno, Arveja peluda, Borraja, entre otros. Las raíces de estas plantas crecerán en el suelo actuando como una enmienda viva para el suelo. Más tarde, se trabajará toda la planta junto con el suelo, actuando como más material orgánico.

Lecho elevado y consejos adicionales para enmendar el suelo arcilloso

El procedimiento para enmendar un suelo arcilloso no es fácil, y mucho menos rápido, incluso puede pasar varios años para que su jardín tenga un suelo apropiado, pero es un tiempo cuyo resultado final merece la pena.

En caso de no tener el tiempo y la energía para invertir en mejorar el suelo, una solución rápida es la creación de un lecho elevado. Procedimiento en el cual simplemente se coloca tierra nueva y de alta calidad sobre el terreno arcilloso. Eventualmente, al pasar varias temporadas, el suelo de las camas elevadas empezará a abrirse camino hacia abajo, solución perfecta si quieres disfrutar rápidamente de la jardinería en tu suelo arcilloso.

¿Qué no hacer?

Al contrario de lo que muchos pueden pensar, no es la mejor opción agregar materiales como la arena a un suelo arcilloso. Una idea que se crea al saber que los suelos arcillosos que se consideran ideales para el jardín son aquellos que tienen una mezcla de arena y arcilla. Sin embargo, estos tienen una gran base de material orgánico.

Una mezcla de arcilla y arena sin material orgánico no ayudará al crecimiento de tus plantas. Recuerda que la mejor manera para mejorar los suelos arcillosos es el compost y otros materiales orgánicos.

Mantenimiento

Cada temporada, recolecta una muestra del suelo con el fin de identificar alguna deficiencia de nutrientes o problemas de pH. Este informe es vital para saber qué camino seguir para mejorar aún más tu jardín. El hecho de agregar un fertilizante orgánico o realizar la enmienda que recomienda tu informe ayudará a que tus plantas crezcan sanas.

Es importante agregar continuamente material orgánico con el fin de evitar que se convierta nuevamente en arcilla pesada. Afortunadamente, el cultivo de plantas continuo puede ser útil, ya que a medida que las plantas se descomponen penetran y se combinan con el suelo, creando un ecosistema continuo capaz de mantener tu jardín.

Acerca Jose Luis Tucto

Ingeniero Agricola egresado de la UNPRG