Proteger tus plantas del invierno – Consejos para evitar la congelación

El invierno es una época muy dura y retadora para cualquier especie de planta, sobre todo para aquellas con pocas ramificaciones. El frío, especialmente donde nieva, puede producir problemas para la vida de tu cultivo. Llegando a ser devastador no tomar las mejores decisiones preventivas, antes de llegar los tiempos gélidos del año. Lee algunos consejos para proteger tus plantas del invierno.

Proteger tus plantas del invierno y evitar la congelación

Apenas inicie el otoño, es una señal para iniciar nuestro trabajo de protección, a sabiendas de que las temperaturas bajan paulatinamente. Esto se debe a que debemos proteger las plantas del invierno para prevenir las quemaduras invernales, las raíces congeladas, el daño foliar e incluso la muerte.

La protección de las plantas durante los días fríos del invierno requiere de un poco de planificación previa y, en caso de climas severos, algunas herramientas. En climas templados, generalmente, se debe tener el único cuidado de acolchar y dividir los brotes de primavera.

Aunque estos cuidados solo se aplican para aquellas plantas que pueden vivir durante el invierno, más no debe ser tomado como un método para el cultivo de especies que crecen en otras épocas del año, como son las plantas de primavera. 

Pese a todos los cuidados, recuerda que los meses más fríos del año acostumbran a ser de baja producción y vitalidad para las plantas, pero existen especies que pueden aguantar esta climatología extrema. Es más, algunas requieren del frío para ser productivas. Es por esta razón que es importante sembrar durante esta época del año aquellos cultivos que sean capaces de aguantar el invierno.

¿Cómo proteger tus plantas del invierno?

Una de las formas más efectivas para proteger tus plantas del invierno es el acolchado, técnica que también ayudará a mejorar el suelo, ya que a medida que se descompone este material orgánico, libera nutrientes importantes para la tierra.

En otoño, inicia retirando los mantillos viejos que estén en la base de las plantas, luego extiende una nueva capa de 7,5 cm; dejando un espacio de 1 cm alrededor del tallo para permitir que la planta tenga una adecuada circulación del aire y evitar la pudrición.

Los troncos tiernos de los árboles se pueden envolver con arpillera para evitar que el frío le produzca quemaduras.

Si tienes flores, rastrilla un montón de tierra alrededor de su base, a una profundidad de 30 a 45 cm.

Se debe poner una capa de 15 a 20 cm. de astillas de madera o paja sobre los parterres de flores y plantas perennes.

Las plantas al aire libre se pueden proteger del invierno con la ayuda de mallas o marcos levantados en el lado suroeste. También es importante regar antes de entrar al periodo de congelamiento. Esto se debe a que los suelos húmedos evitan el daño producido por el congelamiento en las raíces, dado que retiene mayor calor que el suelo seco.

Si tienes plantas en macetas pesadas, utiliza plataformas rodantes para poder llevarlas a un lugar protegido cuando las temperaturas bajen.

También resulta siendo beneficioso construir una estructura o utilizar una jaula de alambre para pollo alrededor de las plantas. Se llenará la jaula con paja para que actúe como una barrera para los troncos.

Se recomienda utilizar hilo para envolver los arbustos altos, como los arborvitae. De esta manera, se acercan las ramas con el fin de evitar que se separen y rompan por la nieve acumulada. Se usan estacas para apuntalar las ramas horizontales, evitando que se rompan si la nieve las hace demasiado pesadas.

¿Cómo evitar la congelación de las plantas?

Si quieres proteger tus plantas del invierno con climas que llegan a la congelación, el uso de una manta térmica es necesario.  Llegando a ser importante tener una de estas mantas a mano. Estas telas no solo ayudan a cubrir árboles, sino que también se pueden usar para crear un micro-túnel de cultivo para las plantas más pequeñas. Protección que se deja en su lugar durante la congelación, y se puede retirar durante el día. Estas deben ser apoyadas o atadas, pero de ninguna manera se debe atar alrededor de la planta, ya que puede producir lesiones.

Acerca Jose Luis Tucto

Ingeniero Agricola egresado de la UNPRG