¿Cómo plantar en semillero? – Preparación y siembra en almácigos

El uso de almácigos, semilleros o pequeñas macetas para sembrar nuestras semillas no es una actividad complicada, pero existen factores que debes tener en cuenta para tener una adecuada germinación de la planta. Si bien las semillas pueden ser sembradas directamente en el suelo, el uso de almácigos te ayudará a controlar e incluso simular las condiciones adecuadas para su crecimiento, como son una adecuada humedad y temperatura. Sigue leyendo para conocer cómo plantar en semillero.

Cómo plantar en semillero

Antes de explicarte sobre la preparación de semilleros, debes saber que si es la primera vez que vas a sembrar debes realizar una planificación previa para saber que puedes sembrar en la región donde vives y la estación en la que te encuentras. El uso de semilleros bajo un ambiente protegido puede ayudarte a adelantar el proceso de siembra, pero tarde o temprano tu planta tendrá que pasar a su lugar de siembra definitivo para que pueda crecer.

Una razón por la que muchos prefieren comprar plantas ya establecidas son los cuidados que se debe tener para sembrar una semilla, además del mayor tiempo que puede tomar en ciertas plantas.  

La compra de planteles hortícolas es una práctica que incluso realizan los agricultores más expertos dada su facilidad y menor coste. No obstante, la siembra directa de semillas puede ser un reto que enamora a muchos, además de dar la opción de cultivar aquellas variedades específicas que queremos, e incluso debido a la falta de determinadas especies.

¿Cómo plantar en semillero?

Existen un montón de recipientes que podemos utilizar como semilleros, desde reutilizados hasta soluciones que se pueden trasplantar directamente en el suelo debido a que están hechos con un material que se desintegra fácilmente en el suelo, como por ejemplo las macetas de turba.

Sin importar el recipiente elegido, la preparación de semilleros incluye que estos se encuentren bien limpios y con agujeros para el drenaje del agua. Es importante que como medio de cultivo adquiramos un sustrato hecho especialmente para almácigos, ya que tienen lo necesario para que las semillas puedan desarrollarse.

Se debe rellenar el almácigo con un sustrato especial para semilleros, asentándolo suavemente con unos golpecitos, pero evitando compactar demasiado. Más adelante, al momento de regar, este sustrato se compactará lo necesario.

Se debe hacer agujeros en el sustrato para introducir varias semillas (recuerda que no todas lograrán germinar). La cantidad de semillas a utilizar para la preparación de semilleros depende de la planta sembrada, por lo que es importante preguntar en el lugar donde has adquirido las semillas. Una regla general en el proceso de cómo plantar en semillero es que el agujero sea el doble de tamaño de la semilla. En le caso de semillas muy diminutas, se coloca superficialmente y se pone una capa muy fina de vermiculita para mantener la humedad.

El riego se debe realizar de preferencia con la ayuda de una botella de spray. Esto permitirá controlar la cantidad de agua utilizada y no levantaremos el sustrato al momento de regar. A medida que crece la planta, se debe ir aumentando la cantidad de agua utilizada. Sin embargo, también es importante evitar encharcamientos. De preferencia, riega dos veces al día en pocas cantidades, en lugar de realizar un gran riego.

¿Cómo cuidar las plántulas en semillero?

En lo que se refiere a como plantar en semillero, es importante, especialmente si sembramos hortalizas de verano en invierno para ganar tiempo de cosecha, proporcionar el calor necesario a las plantas. Esto se puede lograr manteniendo a las plantas en un lugar cercano a la calefacción o en una ventana soleada. Por otro lado, en verano, cuando las temperaturas externas son excesivas, se debe poner el almácigo bajo la sombra y vigilar que el sustrato no se seque por evaporación.

Uno de los consejos básicos para plantas que se siembran en semilleros es no utilizar alimentos complementarios hasta que el cotiledón haya emergido y se puedan observar varias hojas verdaderas. El hecho de alimentar a sus nuevas plantas demasiado pronto puede producir quemaduras en las raíces y hojas demasiado tiernas.

Es por esta razón que al principio de este artículo sobre cómo plantar en semillero te recomendamos adquirir un sustrato hecho especialmente para la iniciación de semillas, ya que están formuladas con todos los nutrientes que las plántulas necesitan hasta su trasplante al lugar definitivo.

Al haber sembrado varias semillas en un semillero, es importante retirar el exceso de plantas que hayan brotado en la misma celda o recipiente. Siempre quédate con la plántula que tiene un mejor desarrollo.

Una vez los primeros brotes han aparecido, es importante exponerlos gradualmente a la luz sol para que puedan iniciar la fotosíntesis.

¿Cómo hacer el trasplante después de plantar en semillero?

Si has realizado la siembra en semilleros de turba deberás colocar la planta en un recipiente más grande cuando se puedan ver las raíces desde la parte inferior.

Uno de los beneficios de las macetas de turba y otros materiales compostables es que son de fácil inserción en el nuevo lugar de crecimiento, sin dañar las raíces. Además, estos recipientes se descompondrán y agregarán nutrientes al suelo.

En otros recipientes, saca las plántulas con mucho cuidado, evitando dañar el tallo al momento de levantarlas.

Endurecimiento en el almácigo

Muchas veces el proceso de cómo plantar en semillero incluyen la protección en ambientes interiores debido a que las temperaturas externas aún no son favorables. En estos ambientes controlados la temperatura se mantiene, la luz no es tan fuerte y no existe mucha perturbación ambiental. Llegando a ser necesario endurecer nuestras plantas antes de llevarla a exteriores, donde no se puede controlar los factores antes mencionados.

Esto se realiza dos semanas antes de plantarlos en el lugar definitivo en exteriores. Tan solo debes sacar tus plantas al aire libre por períodos cada vez más largos. Esto ayudará a aclimatarlos al viento, la luz solar, la temperatura y para acostumbrar a la planta al exterior. Este proceso evitará el estrés que puede producir el trasplante al aire libre.

Algunas plantas requieren de siembra directa

La razón por la cual no existen planteles hortícolas para todas las especies de cultivo es que no todas las especies son capaces de soportar un trasplante. Por ello, para tener ciertas especies deberás recurrir a la siembra directa en tu huerto o maceta.

Por regla general, se recomienda que todos los cultivos cuyas raíces van a ser consumidas (zanahorias, rábanos, nabos, cebollas, entre otros) sean sembrados directamente. Sin embargo, algunas excepciones a esta regla, como lo son las cebollas y los puerros, especies que pueden germinar en macetas para después ser trasplantados a otro recipiente o directamente al huerto.

Esperamos que este artículo sobre cómo plantar en semillero despeje tus dudas. Recuerda que para tener plantas saludables debes tener mucha constancia.

Acerca Jose Luis Tucto

Ingeniero Agricola egresado de la UNPRG