Pensamiento – ¿Cómo cultivar? Cuidados para esta planta

El pensamiento o viola tricolor pertenece a la familia de las violáceas. Esta pequeña flor, de unos 6 cm de diámetro, se puede encontrar en diferentes colores como morado, violeta, naranja y dorado.

Las flores de la planta del pensamiento también se encuentran en dos colores, con un centro más oscuro y bordes claros. De origen europeo, al igual que las peonias y la dalia. La altura media de la planta es de 15 cm, no superando los 30 cm. Debido a su pequeño tamaño, se cultivan fácilmente en macetas.

Una curiosidad de estas flores es que son comestibles, al igual que las violetas. Por ello, se pueden utilizar como un toque de delicadeza para decorar platos, dulces y ensaladas.

Mucho más que belleza, también tienen efectos medicinales. Se sabe que tratan problemas de la piel, asma, epilepsia y se consideran antirreumáticos y diuréticos.

Además de la industria farmacéutica, también son utilizados por la industria de la belleza en la fabricación de cosméticos.

Se sabe que son flores a las que les gusta el sol y florecen todo el año en lugares que tienen un invierno suave. En promedio, la planta suele vivir unos dos años. Son plantas resistentes y fáciles de cultivar.

¿Cómo plantar la planta del pensamiento?

¿Dudas sobre cómo cultivar el pensamiento? Sepa que esta es una flor que es fácil de cultivar y, debido a que son pequeñas, se adaptan bien a jardines y plantas en macetas.

¿Cuándo propagar?

El mejor momento para plantar semillas de pensamiento es entre fines del invierno y el otoño. Este será el período ideal para que aparezcan las flores en las estaciones con temperaturas más suaves como el otoño y la primavera.

¿Donde Sembrar?

Las semillas de la planta del pensamiento deben plantarse en suelo fértil y húmedo, con un pH ligeramente ácido, entre 5,5 y 6, o neutro.

Preparar el terreno con abono orgánico y eliminar los terrones, se recomienda utilizar aquellos a base de fósforo. Se debe evitar la aplicación de nitrógeno en el lugar y todo producto de liberación lenta.

Propagar y trasplantar la planta del pensamiento

Coloque las semillas y cubra con una fina capa de tierra, de unos 2 mm solamente. Si es posible, tamízalo para que quede muy suelto. La germinación debe ocurrir alrededor de 10 a 15 días después de la siembra.

Si decide trasplantar una plántula existente de la flor, el momento ideal es entre primavera y otoño. En este caso, la plántula se debe trasplantar cuando tenga 6 u 8 hojas verdaderas.

El pensamiento es una flor que muestra un buen desarrollo, ya sea que se plante solo o en grupo. Sin embargo, en el suelo se recomienda que haya un espacio de 15 a 30 cm entre cada planta.

Si desea cultivar esta flor en macetas, agregue una capa de drenaje en la parte inferior y complete con tierra, fertilizante orgánico y arena mediana. El macetero puede ser poco profundo, de unos 20 cm, ya que sus raíces no son profundas.

El cultivo de estas flores tendrá mejores resultados en lugares con temperaturas suaves que rondan los 15°C a 25°C. 

El lugar donde se plantarán también es de gran importancia para el crecimiento y floración de estas plantas.

¿Que necesita para florecer la planta del pensamiento?

Ya sea en jardines o en maceteros dentro de la casa, el pensamiento es una flor que necesita luz solar directa. Sin embargo, también son flores a las que les gusta la sombra por pocas horas.

Lo correcto es que las flores reciban unas 4 a 6 horas de luz solar diaria para mantenerse sanas y bonitas.

Cuanta más luz reciban tus flores, más grandes y bonitas serán. Además, el hecho de que estén alejadas del sol durante más horas puede provocar un crecimiento exagerado de los tallos. 

Si se siguen estas condiciones, no habrá diferencia si fueron plantadas en tu jardín o en macetas, al tener contacto con el sol crecerán sanas.

¿Cómo cuidar el pensamiento?

A pesar de ser fácil de cuidar, algunos consejos pueden mejorar aún más la experiencia de quienes quieran aventurarse en el cultivo de la planta del pensamiento.

Son sencillos consejos que complementan los cuidados necesarios que habrá que dispensar para mantener el aspecto sano de tu pensamiento y garantizar una perfecta floración.

  • Pensamientos son flores que prefieren la luz solar directa. Sin embargo, hay que tener cuidado en las ciudades donde el verano es intenso. En estos casos, es preferible mantener la planta en un ambiente que evite la luz solar directa en momentos críticos, como lo es el mediodía. El intenso calor acaba siendo perjudicial para la planta;
  • Mantenga la tierra húmeda en todo momento, pero tenga cuidado de no encharcarla. A pesar de no soportar suelos secos, el exceso de agua puede pudrir las raíces de la planta;
  • Si es posible, mida la temperatura del suelo en el que se cultivará la planta. A estas flores no les va bien en el frío. Por lo tanto, lo ideal es que la temperatura del suelo varíe entre 8°C y 18°C.

¿Cuánto tarda en florecer el pensamiento?

Es importante entender mejor el tiempo de floración de esta pequeña planta, por lo que es necesario estar atento a si está sana o no.

Esta planta suele crecer entre otoño y primavera, y suele mantener su floración durante el periodo invernal, sobre todo en las regiones que tienen esta estación más suave.

Suele dejar de florecer durante los calurosos meses de verano.

¿Qué significa la flor del pensamiento?

Las plantas suelen tener significados específicos, que deben ser algo a lo que prestar atención, especialmente si se los vas a regalar a alguien.

Esta flor simboliza el amor romántico que durará para siempre, por lo que su triple color también es una referencia directa a la Santísima Trinidad.

Esperamos esta nota te haya sido de utilidad y te invitamos a aprender a cultivar otra planta de bellas flores, como es la astromelia.

Compartir en:

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.