Jacinto – Guía para cultivar esta llamativa planta de hermosas flores

El jacinto es una planta colorida y llamativa, cuyas flores exudan un aroma agradable que destacará en tu hogar.  Se puede plantar en macetas y jardineras, el jacinto ( Hyacinthus orientalis ) puede ser parte de la decoración interior, además de componer jardines y parterres instalados al aire libre. Con colores intensos, la flor, cuya altura varía de 20 a 50 centímetros, tiene un tamaño y belleza adecuados para ser parte de cualquier entorno de hogares, establecimientos comerciales y lugares públicos.

Cómo plantar jacinto o Hyacinthus orientalis
Hyacinthus orientalis

La flor de jacinto perfuma naturalmente el lugar donde se encuentra, proporcionando una sensación de cercanía a la naturaleza. Su floración exuberante y colorida ocurre en la primavera, particularmente en regiones con clima frío, donde las condiciones naturales permiten que el bulbo atraviese una fase inactiva, que ocurre durante todo el invierno.

Sin embargo, en áreas más cálidas, el jacinto crece solo si está sujeto a algún proceso de inactividad artificial, una práctica que se hizo posible con la profesionalización de la floricultura.  Siendo el uso de una cámara fría para el período de descanso lo que permitiría la adaptación del cultivo a regiones cálidas.

El jacinto es una planta con características específicas, con un bulbo y cuatro a seis hojas estrechas, gruesas, brillantes y largas de color verde oscuro que nacen en la base del tallo. Erguido, cilíndrico y suculento, el tallo de la inflorescencia tiene flores con seis pétalos agrupados en forma de oreja. Llegan a producir flores de color blanco, amarillo, naranja, rosa, rojo y azul.

Originaria de los continentes asiático, africano y europeo, el jacinto tiene más de 60 variedades disponibles para su cultivo, proporcionando una amplia gama de opciones para que el productor aproveche el creciente mercado de flores.

¿Cómo plantar jacinto?

Los bulbos del jacinto se deben adquirir en viveros autorizados, generalmente de procedencia extranjera. No se recomienda comprar bulbos a productores locales en lugares donde no se realiza esta siembra de manera profesional, especialmente si son para uso comercial. Los bulbos son perennes y, con el tiempo, comienzan a tener inflorescencias cada vez más pequeñas.

Guía para el cultivo del Jacinto
  • Propagación: Mediante bulbos
  • Suelo: Suelto, buen drenaje y húmedo
  • Clima: Requiere de una temperatura fría para florecer
  • Área mínima: Se puede plantar en macetas
  • Separación y profundidad: De 15 a 20 centímetros de distancia entre hoyos y a una profundidad de 10 a 15 centímetros.
  • Cosecha: En primavera
  • Fertilizante: Use la formulación NPK 10-10-10

MEDIO AMBIENTE

En la fase inactiva, mantenga los bulbos alejados del suelo, en lugares secos, ventilados y sin exposición al sol. Para estimular su crecimiento expóngalo a climas más fríos (por ejemplo, ambientes con aire acondicionado). Después de este período, plántelos en condiciones de alta luz, pero sin exposición directa al sol, para la liberación de las hojas e inflorescencia terminal. Si la intención es plantar en jardines, todo el procedimiento debe realizarse durante el otoño, para que el bulbo reciba el estímulo del frío en el invierno y comience a brotar y florecer en la primavera. Si bien disfruta de bajas temperaturas, el jacinto no tolera las heladas.

SIEMBRA

Elija bulbos que no tengan imperfecciones o lesiones, como podredumbre, y las más grandes, de más de 5 centímetros, para poder producir inflorescencias con el tamaño adecuado. En los jardines, la plantación debe realizarse en un suelo bien trabajado y enriquecido con materia orgánica. El bulbo debe enterrarse con el ápice hasta una profundidad que sea el doble de su tamaño y con un espacio de una palma entre una y otra. En el caso de utilizar macetas individuales para la producción comercial, se recomiendan recipientes de plástico (12 o 14) rellenados con un sustrato ligero, bien drenado, fértil y húmedo. Controle el uso de sustratos ricos en materia orgánica para evitar dañar el bulbo.

PROPAGACIÓN

Se hace separando los bulbos que se originan alrededor del bulbo madre después de la floración. Cultivar los bulbos para que crezcan sin recibir ningún estímulo para la floración. Cuando se conviertan en bulbos de entre 6 y 8 centímetros de tamaño, deben ser inducidos a la floración para obtener tallos florales más grandes. En condiciones artificiales, el estímulo debe hacerse retirando los bulbos del suelo y podando las hojas y raíces amarillentas, para un período de descanso. En un ambiente seco y ventilado, manténgalo por cuatro días, y luego guárdelo en un lugar refrigerado de 4 ºC a 10 ºC por un período más largo. Se planta los bulbos cuando se quiera iniciar la producción de flores.

FERTILIZACIÓN

Use la formulación NPK 10-10-10, la cantidad es de 15 gramos por metro cuadrado, una vez al mes para favorecer el crecimiento de los bulbos en las plantaciones de jardín. Reforzar la fertilización con un NPK 4-14-8 en el momento de la floración para obtener flores más grandes y duraderas. En macetas, jardineras, entre otros recipientes, el jacinto puede plantarse en ambientes cercanos a las ventanas.

HOYOS 

Deje 15 a 20 centímetros de distancia entre hoyos hechos en el suelo fresco. La profundidad puede variar de 10 a 15 centímetros.

CUIDADO

Los mayores problemas que pueden afectar al cultivo del jacinto son la podredumbre causada por las bacterias que, en general, se producen debido a la humedad excesiva del suelo o sustrato. Por lo tanto, evite dejar el suelo encharcado. Cuando note la putrefacción, retire los bulbos dañados y elimínelos. También es común en las plantaciones al aire libre la presencia de orugas que devoran las hojas y los bulbos, en algunos casos. El control de las plagas se puede realizar de manera manual o usando insecticidas indicados por un técnico agrícola.

PRODUCCIÓN DEL JACINTO

El jacinto florece en la primavera cuando fue plantado a principios del otoño. Si la plantación se ha realizado en el suelo y la intención es vender el jacinto como flor cortada, se cosecha con tijeras afiladas, cortándolo sobre la base del tallo floral y empaquetándolo en una cámara frigorífica. En el caso de utilizar una maceta u otro tipo de soporte, las flores vistosas permanecen en sus respectivos contenedores.

Acerca Jose Luis Tucto

Ingeniero Agricola egresado de la UNPRG