Plantar Garrita de Oso – ¿Cómo cuidar esta suculenta?

¡La suculenta Garrita de Oso es una excelente alternativa para tener en casa! Es una planta exótica de cuidados sencillos, ideal para aquellos que no quieren hacer grandes esfuerzos para mantenerla viva. También conocida como garra o pata de oso, su nombre científico es Cotyledon Tomentosa.

plantar pata o garrita de oso

¿Quieres invertir en esta planta, ideal para la decoración de tu hogar, pero no sabes cómo cuidar la suculenta pata de oso? ¡No hay problema! A continuación, te proporcionamos consejos esenciales para ayudarte con esta tarea. ¡Síguenos y aprende a cultivarla!

Lo que necesitas saber sobre la suculenta Garrita de Oso

Es una especie de suculenta de hojas gruesas, parecida a la pata de un oso. Tienen pequeñas garras rojizas que se asemejan a la pata de este animal. Curiosamente, florecen en primavera y verano y sus flores tienen forma de estrella.

Es una especie perenne, muy resistente a los cambios drásticos de temperatura. Se puede utilizar para decorar ambientes externos e internos, como sala, dormitorio, oficina en casa, cocina, entre otros.

La suculenta garrita de oso es una planta pequeña, al igual que la rosa de piedra y cactus cacahuete. Puede alcanzar una altura de 50 centímetros como máximo. Se puede cultivar en maceta o directamente en el suelo.

Si optas por cultivar en maceta, es recomendable que tenga agujeros para drenar el exceso de riego. Asimismo, debes evitar el uso de un plato pequeño debajo del macetero, para no retener el agua.

¿Dónde colocar la suculenta garra de oso?

El lugar ideal para mantener este tipo de suculentas es lejos de la luz solar directa. Si la vas a cultivar en exterior, se recomienda mantenerla en balcones o garajes, que son ambientes con sombra parcial.

A la hora de decorar ambientes interiores, lo ideal es dejar la garrita de oso en un lugar que reciba luz indirecta, como cerca de una ventana. De esta manera, es posible asegurar que la planta se desarrolle saludablemente.

¿Debo fertilizar el suelo de la garrita de oso?

Se recomienda utilizar sustrato apto para suculentas en el momento de la siembra. Si lo prefieres, también puedes utilizar tierra común mezclada con arena y humus de lombriz.

Si identificas que la planta no florece o no crece con facilidad, se recomienda agregar un poco de fertilizante NPK al sustrato. Así, la garra de oso contará con los nutrientes esenciales para florecer y crecer adecuadamente.

¿Cómo debe ser el riego de la garra de oso?

La pata de oso es un tipo de suculenta, que es una planta más resistente a los períodos de sequía. Aun así, es fundamental que reciba agua de vez en cuando.

¿Y cuándo regar? Lo ideal es revisar el sustrato o tierra donde crece la garrita de oso. Cuando empieza a secarse, es hora de regar la planta. En invierno siempre será necesario reducir el riego a unas veces al mes, ya que entran a periodo de inactividad.

Un detalle importante: la suculenta pata de oso no tolera el exceso de agua, dado que puede pudrir sus raíces o provocar la aparición de enfermedades y plagas. Así que pon agua hasta que la tierra esté mojada, solamente.

Al regar, evite mojar las hojas de la planta, para no dañarlas con el tiempo. De preferencia, el riego se hace muy temprano en la mañana.

¿Cuál es la mejor temperatura para la garrita de oso?

La suculenta pata de oso prefiere un clima tropical o subtropical. Se puede exponer al sol, siempre que sea a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, que son más suaves.

La temperatura ideal de cultivo es entre 10º C y 32º C. Sin embargo, la planta no tolera muy bien el calor o el frío extremo.

¿Cómo hacer plántulas suculentas de la garra de oso?

¿Quieres plantar la suculenta pata de oso en otras macetas? Entonces, simplemente sigue esta guía paso a paso:

  1. Corta pequeños tallos de la planta;
  2. Clava los tallos en la tierra, ya sea en el suelo del patio o del jardín;
  3. Haz el riego inicial. Debe repetirse cada vez que identifique que la tierra se está secando.

¡Listo! Ahora solo sigue el desarrollo de la plántula. Las raíces comienzan a aparecer entre los 15 y 30 días. Posteriormente, ya es posible realizar el trasplante a otro lugar o macetero.

Mantener la tierra o sustrato siempre húmedo, para asegurar el buen desarrollo de la plántula. Si lo prefieres, puedes realizar el mismo proceso con una hoja de garrita de oso en lugar de usar tallos.

Compartir en: