Pepónides

Cualidades principales de las pepónides

Estos son los frutos que se identifican por tener una corteza bastante dura, y gran cantidad de semillas en su interior. La sandía, es el ejemplar más representativo de las pepónides, al igual que las calabazas. Las pepónides tienen como sus mejores representantes a la familia de las cucurbitáceas.

Se les ha llegado a definir como bayas acorazadas, con la diferencia de sustituir una piel superficial carnosa por una cáscara muy dura. Especies que se desarrollan fácilmente en estaciones secas. Estas especies pueden tardar entre semanas y años en llegar a su desarrollo máximo, según el fruto específico del que se esté hablando.

Seguramente has visto calabazas gigantes en la televisión, sin ser necesariamente ficción o cuentos de hadas, donde toma años de maduración para obtener estos ejemplares.

¿Qué pepónides se puede cultivar?

Son de corteza muy dura y pulpa deliciosa. Una fruta de gran tamaño, y con suficiente alimento para varias personas. Ejemplares que llegan a tener diferentes beneficios para la salud, más allá de sus exquisitos sabores.

Melón

El melón, conocido científicamente como Cucumis melo, es una planta de tallos rastreros que se cultiva para obtener su fruto, una baya pepónide con un gran contenido de agua y de un agradable sabor.

Los melones son conocidos como grandes protagonistas en las dietas para adelgazar. Fomenta mejoras para el sistema nervioso y la musculatura debido a la presencia de potasio. Y tiene grandes aportes para el sistema sanguíneos, específicamente para la producción de glóbulos rojos. Asimismo, al tener grandes aportes de agua, puede actuar como un diurético y laxante.

En su aporte nutricional, se debe destacar que es un excelente aporte en provitamina A (beta-caroteno), vitamina C e hidratos de carbono, como la sacarosa y sucrosa.

El melón es una fruta que tiene pocas calorías y es rico en minerales. España es el país de Europa con mejor producción de melones, y se cree que es un fruto originario de la India, que llegaría a dicho país por la llegada de los árabes. Países Bajos y Francia son otras de las naciones que siguen a los ibéricos en la producción de este rico fruto.

Esta es una planta que requiere de una temperatura de 15 °C para germinar y desarrollarse, por lo que la siembra se realiza durante el periodo libre de heladas y al aire libre, generalmente iniciado a mediados de la primavera.

Calabazas

Estas bayas pepónides de cáscara dura crecen de las cucurbitáceas (Cucurbita). Algunos autores también incluyen a frutos pertenecientes del género Lagenaria y de la familia de las bignoniáceas. Las calabazas pueden crecer de manera silvestre y ser cultivada por la mano del hombre.

Las calabazas tienen un tamaño considerable, y llegan a presentar una gran variedad de tamaños, formas, texturas, sabores y colores. Los frutos se pueden cosechar bien sea maduros como inmaduros, todo depende del uso que se le dará.

Las diferentes variedades llegan a tener una gran versatilidad para las personas. La cáscara de la calabaza, por ejemplo, tras pasar por un proceso de vaciado y curado puede ser utilizado con fines ornamentales. Su pulpa madura se puede utilizar con fines gastronómicos, en la preparación de platos y fabricación de bebidas. Las semillas son comestibles y se pueden observar en platos dulces y salados.

Las calabazas son pepónides con un gran abanico de nutrientes y beneficios para tu salud. Se puede destacar que puede ayudar a controlar problemas de presión arterial. Las calabazas hacen mucho bien al corazón, y la vitamina C, la fibra y el potasio son componentes que ayudan con este fin.

Aprende a cultivar calabazas.

Sandia

La Citrullus lanatus, comúnmente llamada como sandía, aguamelón o melón de agua, es una especie que pertenece a la familia Cucurbitaceae. Es originaria de África, pero actualmente se cultiva por todo el mundo con el fin de obtener su fruto, una pepónide de enorme tamaño. Se debe desatacar que un récord de las frutas más grandes fue para una sandía de 88.5 kg.

Esta planta herbácea es de ciclo anual y presenta características rastreras. Sus tallos pilosos presentan zarcillos y hojas de cinco lóbulos. Las flores presentan un color amarillo, son grandes y unisexuales.

Su fruto es grande, llegando a pesar normalmente más de 4 kilos. Esta baya pepónide presenta una pulpa carnosa y jugosa, con aproximadamente un 90% de agua. Tiene una forma casi esférica, una textura lisa y un color verde de dos o más tonos. Su pulpa de color rojo es gracias a su alto contenido en licopeno, y su sabor generalmente es dulce.

Aprende a cultivar Sandia.