Flores Negras – Especies exóticas para embellecer tu jardín

Las flores negras son excelentes opciones para complementar la decoración interior de tu hogar, así como los jardines, dándole un extra de encanto al espacio. Además, ¡es una alternativa no obvia y difícil de encontrar!

¿Quieres apostar por esta idea? Entonces, echa un vistazo a siete especies de flores negras que puedes cultivar en casa, ¡haciendo que tu decoración o jardín sea aún más atractivo y especial!

7 Flores negras para tu hogar

1. Tulipán negro

flores negras

Es una flor que fascina a quien la conoce, tanto que incluso inspiró una obra de Alexandre Dumas. El libro se llama The Black Tulip y fue lanzado en el siglo XIX.

Curiosamente, parte de la trama de la obra de Dumas presenta una competencia entre botánicos y el ganador sería el que producirá una flor negra.

Parte de las plantas tulipán, esta variedad se caracteriza por ser muy delicado y normalmente se utiliza en arreglos florales. Para cultivarla, debes mantenerla bajo la luz solar directa durante un período mínimo de seis horas. Su floración ocurre solo en primavera.

2. Dalia negra

Es una flor que tiene origen mexicano y está acostumbrada a ambientes calurosos. Por lo tanto, puede crecer y sobrevivir en áreas con temperaturas más altas.

La dalia negra pertenece a la familia de las margaritas y tiene una curiosidad: su color no es del todo negro, sino de un tono rojo muy oscuro, cercano al vino, que da la impresión de que es negra. Sin embargo, bajo la luz es posible notar el fondo rojizo de la flor.

3. Orquídea murciélago

Es una flor tropical muy utilizada por ser más exótica y ornamental. A pesar del nombre, no está relacionada con las orquídeas, sino que pertenece a la familia Dioscoreaceae.

Tiene raíces largas, hojas elípticas y brillantes. Florece en primavera y verano, con flores que parecen pequeños murciélagos, con dos brácteas que parecen largos bigotes.

La orquídea murciélago es perfecta para zonas de sombra, climas cálidos y húmedos. Se puede cultivar directamente en la tierra del jardín, así como en jarrones y jardineras.

4. Vaso de leche negra

¡Es una variedad del vaso blanco de leche! La versión negra de la flor se obtuvo en laboratorio, mediante el proceso de alteración genética.

Se trata de una planta que puede alcanzar los 90 centímetros de altura y florece durante todo el año, si se planta en suelo fértil y se protege de la luz solar excesiva.

Las flores de la planta se abren entre 60 y 90 días después de plantar los bulbos de lirio de cala negro. Puedes cultivarla en la tierra del jardín o en maceta, cuidando de mantener la tierra siempre húmeda, sin exceso de agua.

5. Petunia negra

La primera especie de petunia negra se produjo sin alteración genética en 2010, en Inglaterra. Fue bautizado como terciopelo negro, que significa “terciopelo negro”.

Fue creado únicamente por el proceso de polinización, utilizando una mezcla de colores de petunia ya existentes en el mercado hasta llegar a un tono púrpura muy cercano y similar al negro.

Es una interesante alternativa vegetal para un jardín suspendido en casa, sobre todo por el efecto colgante y lleno que gana la petunia a medida que va creciendo.

6. Pensamiento negro

El pensamiento negro es el resultado del cruce de diferentes tipos de esta planta. Da flores grandes y llamativas con una mezcla de colores como amarillo, azul, blanco, morado, rosa, marrón y negro.

Tiene ramas de color verde oscuro, que son frágiles y suaves. Su floración tiene lugar a principios de invierno y dura toda la primavera. Se cultiva a pleno sol, en suelo rico en materia orgánica y se riega con frecuencia.

Necesita ser replantado anualmente, porque pierde su belleza con el tiempo. Su multiplicación es por semillas y es una variedad polivalente, que consigue adaptarse bien a las bajas temperaturas.

7. Antúrio negro

Es una planta de larga duración, perenne, muy resistente y que requiere pocos cuidados. Representa la hospitalidad, por sus flores que tienen forma de corazón abierto.

El anturio negro es perfecto para cultivar en interior, siempre que se riegue con frecuencia y su maceta tenga un buen sistema de drenaje. La planta se desarrolla mejor en suelos ricos en materia orgánica y puede alcanzar hasta los 90 centímetros de altura.

Compartir en: