Cultivo Hidropónico – ¿Qué es y cómo funciona este cultivo sin tierra?

El cultivo hidropónico está basado en la utilización de huertos especiales para sembrar plantas sin la presencia de la tierra, siendo necesario el uso abundante de agua con nutrientes en su lugar.  Se debe entender que este proceso es una modalidad de jardinería novedosa y de enorme auge en la actualidad. Es de una practicidad enorme, y no requiere de gran complejidad para instalarse en el hogar.

Cultivo Hidropónico

Lo mejor de esta forma de cultivo es que se pueden evadir muchos de los problemas de la jardinería tradicional, como puede ser la distribución del terreno, los constantes chequeos de cada planta ante situaciones climáticas complicadas, el uso constante de los pesticidas, entre otros.

Los cultivos hidropónicos se valen de la utilización de nutrientes y un abundante uso de agua en el recipiente. Esta es la que más se utiliza, por ser la más barata y sencilla, utilizando simplemente agua, nutrientes y algunos soportes para las raíces.

Método Kratky para hidroponía

Una alternativa muy valorada dentro de la hidroponía incluye el uso de algún medio sólido para la planta. Destacando el uso de materiales orgánicos como el musgo o una corteza para fomentar el crecimiento de la raíz, o bien alternativas inorgánicas como la arena o espuma.

Formas que pueden ayudar a conseguir resultados tan similares como efectivos. Lo mejor que puedes hacer, es analizar tu capacidad para encontrar los materiales necesarios. Debes elegir tus posibles opciones, entre materiales de carácter orgánico o inorgánico, y ponerte manos a la obra en la construcción de tu cultivo hidropónico. 

¿En qué consiste el cultivo hidropónico?

Estos huertos se instalan en recipientes diseñados para almacenar agua con nutrientes, con unos orificios en la parte superior donde se inserta cada planta, introduciendo las raíces con el fin de que entren en contacto con el agua.

Las raíces están en lo que se llama un estado de suspensión, pudiendo utilizar como soportes materiales como la corteza, la grava o espuma. Por debajo del soporte, está el agua que debe contener cada huerto, acompañando con los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo de cada planta.   

Ideal si no tienes terreno en casa

Cualquier sitio es ideal para instalar un huerto, siempre que el lugar haya sido adecuado a ciertas situaciones climáticas clave. Surtiendo productos de calidad, en espacios mínimos que no superan el metro.

El cultivo hidropónico puede utilizarse en cualquier momento que decidas, a diferencia de la jardinería tradicional, que según la variedad a plantar debes esperar el momento ideal, siguiendo un calendario de plantación, períodos de lluvia y otras variables climatológicas.

El catálogo de cultivos que pueden crecer mediante técnicas hidropónicas va desde opciones que se adaptan a personas inexpertas, hasta al más profesional.

Además, no tienes que cumplir un conjunto de requisitos o exigencias, como si ameritaría un jardín tradicional. No hay que ser poseedor de grandes terrenos, o propietario de tierras fértiles. Un espacio mínimo es lo justo y necesario.

Razones para instalar un huerto hidropónico en tu morada

Son muchas las razones, pero unas pocas son las que pueden terminar de convencerte para mudarte a la hidroponía:

Si es bien llevado, las posibilidades de éxito del cultivo son mayores respecto a lo tradicional, ya que hay menos vulnerabilidad ante una climatología adversa.

Los riesgos de enfermedades que puede traer una tierra no estudiada, así como el uso de químicos, son factores ausentes en el cultivo hidropónico. Es decir, un proceso más sano al dar frutos y consumirlos.

En ámbitos ecológicos, se ahorra muchísima agua, por la reutilización de la misma en el proceso.

Finamente, las producciones gozan de mucha estabilidad a lo largo del año, sorteando percances que pueda traer consigo, una situación climática compleja de controlar.   

¿Cómo Instalar un cultivo Hidropónico?

Método pasivo de Kratky

Si eres un experto seguramente tendrás otras opciones de sistema hidropónico, tema que se abordará a profundidad en un futuro. Sin embargo, para los que recién inician en el cultivo hidropónico el Método Kratky es sin duda uno de los más fáciles para iniciar y a continuación hablaremos de este sistema.

Guía de Cultivo Hidropónico con el Método Kratky

Los materiales que necesitas son un balde o recipiente con tapa, algún medio de cultivo (como perlita o hidrotón), algunas macetas, nutrientes hidropónicos y un kit de pH. Lo mejor de este sistema es que funciona automáticamente durante semanas, proporcionando el oxígeno, agua e iluminación que las plantas necesitan para sobrevivir. 

Este método de cultivo hidropónico se inicia realizando un agujero en la tapa del contenedor que sea del tamaño suficiente para que la maceta se pueda sostener en ella. Posteriormente, se agrega los nutrientes al agua en el contenedor / depósito. Espera unos minutos y mide que los niveles de pH estén entre 5.5 y 6.5, caso contrario utiliza el kit de pH para realizar las correcciones necesarias.  

Las plantas se colocan en la maceta con el medio de cultivo (hidrotón, perlita, entre otros) y se colocan en el agujero para que este colgado en el agua. Este proceso se realiza para que las raíces de las plantas están parcialmente sumergidas en el agua y parcialmente expuestas al aire. De esta manera, se asegura que las raíces puedan tener el agua y oxígeno que necesitan.

A medida que crecen las plantas, el nivel del agua se reduce poco a poco debido a que es absorbida por el agua, permitiendo que las raíces en todo momento estén parcialmente expuestas al aire. Este espacio de aire es lo que permite respirar a las plantas. En el caso de las verduras de crecimiento rápido, cuando el agua se haya consumido, es posible que haya llegado el tiempo de cosecha. Caso contrario, puedes agregar más agua y solución de nutrientes, y verificar al mismo tiempo el pH para que tu planta continúe en crecimiento. 

Acerca Jose Luis Tucto

Ingeniero Agricola egresado de la UNPRG