El cultivo del algodón es utilizado en más de 90 países, principalmente con el fin de obtener su fibra textil vegetal. Este arbusto es angiosperma, dicotiledónea y pertenece a la familia de las malváceas. Si bien esta planta es perenne, se cultiva de manera anual, al igual que el tomate, pimiento y otras plantas. Una planta cuya siembra se inicia durante la primavera para ser cosechada durante el otoño. Sigue leyendo y aprende más sobre como plantar algodón.

cultivo del algodon

La fibra textil de este cultivo crece alrededor de las semillas de la planta, arbusto que pertenece al género Gossypium de la familia de las malváceas.  Esta fibra natural es la más importante del mundo, en la actualidad representa casi la mitad del consumo mundial de fibras textiles. Si bien son varias las especies perteneciente al género Gossypium, no todas tienen valor comercial debido a que la fibra se obtiene de unas pocas especies.

Una de las especies de algodón más cultivadas en el mundo es el Gossypium hirsutum, representando el 90% de la producción mundial, debido a la mayor calidad de su fibra. Desafortunadamente, la planta del algodón puede cultivarse de manera comercial únicamente en áreas que tienen las condiciones apropiadas para su crecimiento, específicamente en áreas subtropicales y tropicales.

¿Como plantar Algodón en interiores en una maceta?

Es posible plantar semillas de algodón en interiores, manteniendo las temperaturas por encima de los 15 º C, algo que no debería ser difícil en casa. Antes de sembrar las semillas, pre-humedezca la tierra de la maceta y mézclela con tierra sana de jardín. Utiliza una maceta o recipiente con agujeros que tenga de 4 a 6 pulgadas de profundidad.

Este recipiente se debe llenar con una mezcla para macetas, dejando aproximadamente dos pulgadas de espacio para llegar al tope y se coloca unas tres semillas de algodón en el sustrato. Luego se cubre las semillas con más o menos otra pulgada de sustrato para macetas.

La maceta se debe colocar a la luz del sol y mantener húmedo el sustrato, agregando agua con el fin de evitar que la parte superior se seque demasiado. Los brotes deben empezar a salir dentro de 7 a 10 días. Una vez que las plántulas han brotado, el riego a fondo se puede realizar cada semana. Es importante girar la maceta para que las plántulas de algodón crezcan uniformemente. Esta planta puede ser trasplantada cuando sea más fuerte a un recipiente más grande o al aire libre, siempre y cuando reciba al menos 4-5 horas de luz solar.

Proceso de Cultivo del Algodón

El primer paso consiste en comprar semillas de algodón que aun estén frescas. Estas deben provenir de una empresa que haga una selección muy cuidadosa de sus semillas para tener un buen rendimiento. También es sumamente importante trabajar el terreno para facilitar su germinación. La fertilización, el riego y el control de plagas llegan a ser factores muy importantes para mantener un rendimiento al máximo. Recuerda que el algodón llega a ser muy sensibles a las malezas, por lo que debes controlarlas para evitar que compitan por agua, nutrientes y acceso a la luz solar.

Requisitos climáticos de la planta de algodón

El algodón requiere de un largo período sin heladas, calor y luz solar, llegando a crecer perfectamente en climas cálidos y húmedos. Es importante saber que las semillas tendrán una menor tasa de germinación cuando las temperaturas son inferiores a los 15 ° C. Durante el crecimiento, la temperatura debe oscilar entre los 21 a 37 ° C, superiores a esta temperatura no son deseables debido a que reduce su rendimiento, a pesar de poder sobrevivir a temperaturas de hasta 43 ° C, únicamente cuando se tiene una humedad adecuada y por períodos cortos.  

Requisitos y preparación del suelo

El cultivo del algodón prefiere crecer en suelos bien drenados, con un óptimo rendimiento en suelos francos arenosos. Esta debe tener una concentración adecuada de materia orgánica, además de ser rica en nitrógeno.

El suelo debe ser preparado durante el otoño (tras la cosecha anterior de algodón), mediante el arado, a una profundidad de 35 cm. Un segundo arado se debe hacer a finales del invierno y se debe verificar la ausencia de malezas. El terreno a utilizar debe estar listo para sembrar las semillas de algodón durante la primavera.

Polinización

Las plantas de algodón pueden ser auto-fértiles y auto-polinizadas, aunque también existen variedades que necesitan polinizadores. En el primer caso, se podría decir que no son necesarias las abejas para polinizar y producir fibra o semillas. Sin embargo, se ha estimado que el cultivo del algodón, sin importar que sean autofértiles o no, aumentan la producción final de fibra en un 10% con la presencia de abejas.

La planta de algodón solo llega a ser polinizada durante un día, cuando la flor está abierta. Si bien en cultivos no comerciales o muy pequeño se puede realizar la polinización manualmente, en cultivos comerciales se requieres de 1 o 2 colmenas por hectárea durante el período de floración en verano, a menos que el cultivo del algodón se haya realizado en una zona muy habitada por abejas.

¿Cómo fertilizar las plantas de algodón?

No existe ningún esquema de fertilización universal cuando se habla de cultivos comerciales, debido a que cada campo es diferente y tiene diferentes necesidades, llegando a ser importante realizar un análisis del suelo una vez al año para utilizar los fertilizantes adecuados, todo bajo la guía de un agrónomo licenciado. 

Sin embargo, como primera regla general, la planta de algodón requiere de bastante nitrógeno, incluso duplicando las necesidades que tiene de fósforo (P) y el potasio (K). Es por esta razón que generalmente requiere de un fertilizante NPK 20-10-10, aunque lo más adecuado es hacer un análisis del suelo. Generalmente, los productores de algodón aplican 200 kg de NPK 20-10-10 por cada hectárea de cultivo de algodón durante la siembra y la floración (principios del verano).

Riego

En lo que se refiere al riego, el cultivo del algodón necesita de al menos 500 mm de agua entre la germinación y la formación de las cápsulas. Si bien existen zonas donde puede crecer sin irrigación, comercialmente es necesario mantener el riego activo para tener un óptimo rendimiento.

El algodón necesita de agua, especialmente durante períodos muy específicos de su desarrollo, algo que no se puede manejar adecuadamente si se confía en las precipitaciones. En las áreas sin lluvias invernales, el riego se realiza antes de la siembra y se reduce el riego entre la siembra y la floración. Durante la floración se riega más a menudo, cada 5-7 días, aunque el tiempo depende mucho de las precipitaciones y otros parámetros. 

Tras unos 140 días de la siembra, o 45 días después de la aparición de las cápsulas, la cápsula de algodón se abrirá para luego secarse. Durante ese período, generalmente al final del verano, se detiene el riego o se reduce a una vez cada dos semanas para que el algodón se seque más fácilmente. Si bien el riego por goteo es el método más utilizado en el cultivo del algodón, también se puede hacer un riego por inundación, pivotes centrales, entre otros.

Cosecha

Tras unos 5,5 a 6,5 ​​meses de la siembra, empezara la época de cosecha del algodón.  Durante este tiempo es importante contactar con un agrónomo para conocer el mejor día para cosechar ya que saber cuándo requiere de muchos años de experiencia. La cosecha generalmente se realiza durante el otoño con máquinas cosechadoras de algodón. Inmediatamente después de la cosecha, se debe eliminar cualquier resto del cultivo del algodón y hacer un buen arado. Esto se realiza con el fin de preparar el terreno para el próximo cultivo en la primavera.

También te puede gustar

Suscribete

Ingresa tu E-mail y recibe nuestras ultimas actualizaciones

Únete a otros 434 suscriptores

Más Artículos similares

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduzca una dirección válida de correo electrónico.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú