Cómo cuidar y cultivar Rosa de Alabastro (Echeveria elegans)

La Rosa de Alabastro (Echeveria elegans) es una de las variedades más conocidas y populares de suculentas de Echeveria. Se caracterizan por tener hojas gruesas y carnosas de color azul verdoso a verde plateado, las cuales crecen en una atractiva forma de roseta. Estas suculentas son nativas de México y se encuentran comúnmente en hábitats semidesérticos en todo el país. Estas hermosas suculentas de bajo mantenimiento son populares como plantas de interior y plantas de jardín y han ganado el Premio al Mérito de Jardín de la Royal Horticultural Society. Sigue leyendo y aprende a cultivar Rosa de Alabastro.

Aprende a cuidar y cultivar Rosa de Alabastro o Echeveria elegans
Nombre botánicoEcheveria elegans
Nombre comúnRosa de Alabastro
Tipo de plantaSuculenta
Tamaño maduro6-8 pulgadas de alto, 12 pulgadas de ancho
exposición solarpleno sol
Tipo de terrenoArenoso, bien drenado
pH del sueloácido
Tiempo de floraciónPrimavera – verano
Color de la florrosa – amarillo
USDA Zonas de fuerza9-11
Zona nativaNorteamérica

Cuidados al cultivar Rosa de Alabastro

Estas suculentas requieren de un bajo mantenimiento, incluso prosperando con la negligencia. Como la mayoría de las suculentas, disfrutan de condiciones soleadas y cálidas. Llegando a ser extremadamente tolerantes a la sequía. Son suculentas grandes que pueden crecer hasta 8 pulgadas de alto y 12 pulgadas de ancho en condiciones ideales. Se pueden cultivar al aire libre; en contenedores o en interiores durante todo el año.

Iluminación

Al cultivar las Rosas de Alabastro debes saber que, como ocurre con la mayoría de las suculentas, requieren varias horas de luz solar directa y brillante al día para prosperar. La luz solar insuficiente hace que la planta se vuelva larga y pierda su atractiva forma compacta.

Si se cultiva en interiores, lo mejor es una ventana orientada al oeste o al sur. En caso sea necesario, estas suculentas crecen bien con la ayuda de luces de crecimiento. Cuando se cultivan al aire libre, las Rosas de Alabastro se pueden plantar en un lugar que reciba una combinación de luz directa y parcial durante el día.

Tierra para la Rosa de Alabastro

Fieles a su hábitat nativo semidesértico, la Rosa de Alabastro crece mejor en suelos arenosos y con buen drenaje. No pueden tolerar el encharcamiento, por lo que debe drenar bien y secarse rápidamente. Evite utilizar un suelo rico en humus, ya que retiene el agua durante períodos de tiempo más prolongados.

Cultivar Rosas de Alabastro también es perfecto para aquellos suelos pobres en nutrientes. Una mezcla estándar de cactus o suculentas es ideal para estas suculentas.

Riego

Al cuidar Rosas de Alabastro debes saber que estas plantas son tolerantes a la sequía y debes evitar excederte con le riego a toda costa. Generalmente, es mejor sumergir una suculenta bajo el agua que inundarla de agua. Si es necesario, estas suculentas pueden sobrevivir meses con poca o nada de agua.

Antes de regar, asegúrese de que la tierra se haya secado por completo y luego riegue bien. En invierno, reduzca el agua mientras la planta este inactiva.

Temperatura y humedad

Al ser una planta del desierto, al cultivar la rosa de Alabastro debes saber que disfruta de condiciones cálidas y secas. No les va bien en condiciones excesivamente húmedas y no pueden tolerar el clima frío. Los niveles típicos de temperatura y humedad del hogar generalmente estarán bien para que esta suculenta pueda prosperar.

Si se cultiva al aire libre y vive en un clima más frío que las zonas USDA 9-11 (invierno fríos), hágalo en contenedores para que se traslade al interior en invierno.

Fertilizante

Al cuidar la Rosa de Alabastro debes saber que esta no se alimentan mucho y no requieren fertilización regular. Pueden beneficiarse de la fertilización anual en la primera mitad de la primavera con un fertilizante diseñado para cactus y suculentas.

Poda de la Echeveria elegans

Estas suculentas no necesitan poda; sin embargo, al cuidar la Rosa de Alabastro debes saber que se vuelven largas. Sin embargo, siempre existen formas para mantener su forma compacta parecida a una flor.

La forma consiste en cortar la parte superior del tallo de Rosa de Alabastro que no es compacto y vuelva a plantarlo en un recipiente separado. Después de cortar la parte superior de la planta, retire las pocas hojas inferiores de la nueva roseta para dejar el tallo desnudo. Esta parte desnuda será enterrada bajo tierra y desarrollará nuevas raíces. Algo importante para plantar esta nueva Rosa de Alabastro es dejar que el tallo cicatrice (Fuera de tierra y agua) durante 12-24 horas para evitar que se pudra.  

Una vez se vuelva callosa, la nueva planta se puede plantar en un sustrato de cactus estándar o una mezcla de tierra para suculentas. No riegue la nueva planta hasta que las raíces comiencen a formarse, después de aproximadamente 2-3 semanas.

Propagación de Rosa de Alabastro

Las Rosas de Alabastro se propagan muy fácilmente a través de esquejes y división de hojas. Las plantas maduras producirán retoños que pueden separarse de la planta madre, para posteriormente trasplantarse en sus propias macetas. Alternativamente, se puede cultivar la Rosa de Alabastro mediante la propagación de hojas. 

Si deseas propagar las Rosas de Alabastro mediante hojas, retira suavemente una hoja sana de la suculenta, asegurándose de que se desprenda del tallo sin romperse. La base de la hoja debe estar completamente intacta. Una vez removida, coloque la hoja sobre tierra seca y colóquela en un lugar que reciba luz intensa e indirecta. Dentro de 2-3 semanas, debería comenzar a notar pequeñas raíces rosadas o blancas que crecen desde el final de la hoja. En este punto, puede comenzar a regar ligeramente o rociar las nuevas raíces, dejando que la tierra se seque por completo entre riegos.

Después de unos meses verás crecer una pequeña suculenta desde el final de la hoja. Siga cuidando esta nueva suculenta hasta que la hoja madre se seque y se caiga. Ahora puede mover la nueva planta a un lugar que reciba luz brillante y directa y cuidarla como lo haría con una planta madura.

Cuidar Rosa de Alabastro en Macetas y trasplante

Cuando se trata de trasplantar, las Rosas de Alabastro no son plantas exigentes. No requieren un trasplante frecuente y pueden tolerar el enraizamiento. Debido a que se desempeñan bien en suelos de mala calidad, tampoco requieren riegos frecuentes del suelo. 

Es mejor trasplantar tras pasar el tamaño de su contenedor. Las raíces que crecen en los orificios de drenaje son una indicación de que puede ser el momento de trasplantar. Al elegir un nuevo recipiente, no lo haga demasiado grande. Un recipiente de 2 a 3 pulgadas más grande que la anterior es suficiente.

Invierno

Las Rosas de Alabastro no toleran las heladas y deben pasar el invierno en interiores si las cultivas al aire libre en una zona por debajo de la zona 9 del USDA. La forma más fácil de hacer esto es cultivarlos en contenedores para que puedan transportarse a interiores y crezcan como plantas de interior durante todo el invierno.

Plagas / enfermedades comunes de la Echeveria elegans

Las Rosas de Alabastro generalmente no son molestadas por demasiadas plagas. Sin embargo, algunas plagas comunes, como las cochinillas y los pulgones, pueden verse atraídas por estas suculentas, independientemente de si se cultivan en interiores o exteriores. La inspección regular de los planes para detectar plagas y la aplicación de tratamientos preventivos ayudarán a mitigar cualquier posible infestación.

Share on: