¿Cómo cuidar la flor de pascua? – Características y cuidados

La flor de pascua, también conocida como poinsettia o pastora, es considerada como el ornamento vegetal emblema de la época navideña, perfecto para adornar calles y casas con un intenso color rojo combinado con el verde sus hojas y tallos, representando a la perfección la naturaleza cromática de esta época tan esperada a nivel mundial. Por esta particularidad, también es llamada flor de Nochebuena o flor de Navidad. Sigue leyendo esta nota para aprender cómo cuidar la flor de pascua.

Cómo cuidar la flor de pascua y cuidados para que florezca en navidad

A pesar de la importancia simbólica de esta flor, es común ver que sea desechada después de las fiestas navideñas. Esto no es del todo acertado, puesto que con los cuidados adecuados se puede lograr prolongar su vida para volver a usarla en las próximas fiestas navideñas.

Por ello, en este post te indicaremos los principales cuidados para la flor de pascua, de manera que pueda volver a florecer para las próximas navidades.

Características de la flor de pascua

Antes de empezar con los consejos para la supervivencia y cuidado de la flor de pascua, te mencionaremos sus principales y más resaltantes características:

  • Es conocida científicamente como Euphorbia pulcherrima, una especie vegetal perteneciente a la familia de la Euphorbiaceae, al igual que el ricino.
  • El color rojo tan característico de esta especie no es desarrollado exactamente por sus flores, sino por sus brácteas, las cuales son un tipo de hojas encargadas de proteger las flores.
  • Aunque se le llama flor de pascua, la Euphorbia pulcherrima puede convertirse en un arbusto poco ramificado de hasta 5 m de altura.
  • Es una planta caduca adaptada a los climas cálidos, no obstante, es capaz de sobrevivir en climas fríos.
  • Se utiliza en jardinería como arbusto, pero es conocida principalmente en floricultura como una planta para interiores en Navidad
  • Tiene la característica de florecer en invierno en el hemisferio norte (España, Estados Unidos. México, Europa, América del Norte y América Central). Esto sucede de noviembre a febrero, cercano a navidad. Aunque si deseas que florezca para estas épocas es esencial que la planta no reciba luz durante 12 horas, iniciando en el mes de octubre.

¿Cómo cuidar la flor de pascua?

Los cuidados que garantizan la supervivencia de la flor de pascua para las próximas fiestas navideñas son las siguientes:

Ubicación

En un ambiente con temperaturas bajas, uno de los cuidados para la flor de pascua es mantenerla en interiores, en un lugar donde reciba suficiente luz solar, ya que si es ubicada en un lugar poco iluminado las hojas se irán desprendiendo. No obstante, la planta no debe encontrarse en un lugar donde esté expuesta a corriente de viento, ni cerca de estufas y radiadores por el riesgo de acumulación de humedad, lo cual es dañino para esta planta.

En caso de que necesites encender la calefacción de tu casa, te recomendamos pulverizar (riego suave) las hojas, y así evitar problemas serios de humedad.   

Riego

Si quieres cuidar la flor de pascua debes saber que esta demanda un suelo húmedo, sin embargo, la humedad no debe ser excesiva ni deficiente. Durante el riego te recomendamos aplicar el riego por inmersión, evitando regar las hojas y las flores de la planta.

El riego de inmersión consiste en poner la planta en un cuenco con agua no muy fría, dejándola inmersa durante 15 minutos. Después retírala del cuenco y deja que escurra el exceso de agua.   

Guía de cuidados para que la flor de pascua florezca nuevamente

En el apartado anterior sobre cómo cuidar la flor de pascua nos centramos en la supervivencia de esta planta para que con los cuidados adecuados la flor de pascua pueda florecer nuevamente la siguiente navidad. Sin embargo, es necesario considerar una serie de requisitos que garantizarán que esté lista para las siguientes navidades. Tales requisitos que debes cumplir para la floración adecuada de la flor de pascua son los siguientes:

Poda

En el hemisferio norte, el momento ideal para podar la flor de pascua es a finales de enero, ya que estas fechas la planta habrá perdido la mayoría de sus hojas. Para podar efectivamente esta planta es necesario cortar los tallos para dejarlos con 10 cm de longitud. Te recomendamos usar guantes, ya que la savia de esta planta (látex) irrita la piel y las mucosas. Además, es recomendable sellar las heridas de la planta con cera de vela derretida.

Reposo invernal

El proceso de cómo cuidar la flor de pascua incluye en ayudar a que la planta mantenga un reposo invernal, ubicando la planta en un lugar no expuesto a la calefacción hasta la época primaveral. Además, durante este reposo es necesario seguir regando, aunque con una frecuencia o periodicidad baja.

Trasplante primaveral

Una vez el reposo invernal haya pasado con el inicio de la primavera, la flor de pascua puede ser trasplanta a una maceta con mayores dimensiones, para renovar el sustrato de la planta, rellenando con un nuevo sustrato universal de calidad.

En esta etapa primaveral la planta comenzará a desarrollarse nuevamente, presentando nuevos brotes. Para incrementar el crecimiento de la planta puedes usar fertilizantes con nutrientes adicionales.

Floración de diciembre

Ahora, uno de los cuidados de la flor de pascua para que vuelva a florecer en diciembre, desarrollando esas bellas brácteas rojizas tan características, es ubicarla en un sitio completamente oscuro durante 12 o 14 hora al día. Debes dar inicio a esta nueva etapa durante los últimos días de septiembre o los primeros días de octubre.  

Generalmente para hacer que la planta esté expuesta a una oscuridad absoluta se tapa con un plástico oscuro durante la tarde-noche. Sin embargo, también puedes utilizar cartón grueso o una campana protectora recubierta de papel aluminio para bloquear la luz que llega a la planta.

Acerca Jose Luis Tucto

Ingeniero Agricola egresado de la UNPRG