Cómo cuidar y cultivar cactus de Pascua o Rhipsalideae gaertneri

¿Quieres darle un toque de color a tu hogar? ¡El cactus de Pascua es una elección perfecta! Con flores que van del blanco al rojo y al morado. Esta planta de larga duración y fácil de cultivar es una opción popular entre los principiantes y amantes de las plantas de interior. Aprende a cuidar y cultivar cactus de Pascua, Rhipsalideae gaertneri o Hatiora gaertneri.

Aprende a cuidar y cultivar cactus de Pascua, Rhipsalideae gaertneri o Hatiora gaertneri

Originario de las selvas tropicales de Brasil, este cactus tropical es conocido por sus hermosas y prolíficas flores nacidas en Semana Santa. Si bien el cactus de Pascua (Rhipsalideae gaertneri) está relacionado con el conocido cactus de Navidad y el cactus de Acción de Gracias, se distingue porque es parte de la familia Rhipsalideae, en comparación con la familia Schlumbergera a la cual pertenece los mecionados. Estos tres cactus festivos pueden ser difíciles de diferenciar, ya que todos tienen hábitos de crecimiento, formas de hojas y flores similares; sin embargo, los cactus de Pascua tienen hojas más suaves que los cactus de Navidad o Acción de Gracias, lo cual es una característica definitoria.

nombre botánicoRhipsalideae gaertneri – Hatiora gaertneri
Nombre comúnCactus de Pascua, Cactus de primavera
Tipo de plantaCactus
Tamaño maduro2 pies de ancho, 2 pies de alto
exposición solarParcial
Tipo de terrenoArcilloso, bien drenado
pH del sueloÁcido
Tiempo de floraciónInvierno
Color de la florRojo, rosa, naranja, violeta, blanco
Zonas de fuerza10-11, EE. UU.
Zona nativaSudamerica

Cuidados al cultivar cactus de Pascua

Aunque son parte de la familia Cactaceae, los cactus de Pascua necesitan un cuidado muy diferente al de un cactus típico del desierto. Prosperan en temperaturas más frías, no pueden tolerar el sol directo y requieren un suelo rico en nutrientes. Los cactus de Pascua son cactus epífitos nativos de las selvas tropicales de Brasil. Como epífita, los cactus de Pascua no crecen en el suelo, sino que crecen en rocas, árboles y otras plantas. Si bien los cactus de Pascua generalmente se cultivan en el suelo como planta de interior, no pueden sobrevivir en un suelo denso y compacto y requieren mezclas sueltas que proporcionen una aireación adecuada a sus raíces.

Los cactus de Pascua son conocidos por sus hermosas flores, y las plantas saludables florecerán abundantemente si se les dan las condiciones adecuadas. Los cactus de Pascua generalmente florecen a fines del invierno hasta principios de la primavera y requieren largas noches y temperaturas frescas antes de florecer. Al cuidar cactus de Pascua es importante dejar de fertilizarlo a finales del verano y reducir el riego hasta mediados del invierno. Estas condiciones estresantes fomentarán una floración prolífica a principios de la primavera.

Iluminación

Al cultivar cactus de Pascua debes saber que está acostumbrado a crecer en lugares donde esté parcialmente resguardado del sol. Es importante colocarlo en un lugar donde reciba luz solar indirecta. Evita que esté expuesta a luz solar directa, ya que las hojas carnosas son susceptibles a las quemaduras solares.

Tierra

Como epífitas, los cactus de Pascua se desempeñan mejor en mezclas de suelo poroso, ideales para proporcionar un buen flujo de aire a sus raíces, pero a su vez ricas en materia orgánica. Una mezcla de bonote, turba, perlita y corteza de orquídea es ideal. La fertilización regular del suelo con abono u otros fertilizantes orgánicos ayudará a mantener el suelo rico en nutrientes.

Riego

Al cultivar cactus de pascua debes saber que es importante dejar que la tierra se seque entre riegos, antes de hacerlo abundantemente. Recuerda que esta planta no tolera que sus raíces se ahoguen en agua, por lo que es importante asegurarse de que la maceta tenga un drenaje adecuado. Reduzca el riego desde finales del otoño hasta principios del invierno para fomentar la floración.

Temperatura y humedad

A diferencia de otras plantas de la familia Cactaceae, al cuidar cactus de Pascua debes saber que prospera en temperaturas más frías. De hecho, necesitan temperaturas frías para florecer. Esta planta florecerá en temperaturas nocturnas de entre 13 a 16 grados Celsius.

Esta planta prefiere los ambientes húmedos, por lo que les va bien con los niveles de humedad que podemos encontrar en un hogar. Sin embargo, si vives en un lugar particularmente seco, es una buena idea proporcionar humedad adicional con un humidificador o una bandeja para guijarros.

Fertilizante

Al cultivar cactus de Pascua debes saber que necesitan de una fertilización regular. Aplique un fertilizante equilibrado, como un 10-10-10, una vez al mes después de finalizada el período de floración. Modificar el suelo con abono u otros fertilizantes orgánicos anualmente también ayudará a mantener el suelo rico en nutrientes.

Propagación de cactus de pascua

El cactus de Pascua se puede propagar fácilmente a través de esquejes de hojas. Gire suavemente una hoja desde su base, cuidando de no romper su base de más. Una vez separadas, las hojas simplemente se pueden volver a colocar en el suelo. Espere a regar las hojas hasta que las raíces comiencen a brotar y luego riegue como lo haría con un cactus de Pascua maduro. La propagación se realiza mejor 2-3 meses después del período de floración.

Cactus de Pascua en macetas y trasplante.

A los cactus de Pascua les encanta estar en su maceta y solo necesitan ser trasplantados cada dos años para enfriar la tierra. Asimismo, si observa que aún hay espacio en la maceta que ha estado utilizando, no aumente el tamaño de la maceta, sino que vuelva a plantarla en el mismo recipiente. Sin embargo, si necesita cambiar el tamaño del recipiente, lo ideal es elegir uno que sea de 2 a 3 pulgadas más ancha que el anterior. El trasplante se realiza mejor en la primavera después del período de floración.

Plagas / enfermedades comunes

Las plagas comunes de las plantas de interior como las cochinillas, las escamas y los mosquitos del hongo pueden ser un problema para los cactus de Pascua. La pudrición de la raíz también puede ser un problema, pero generalmente es el resultado de demasiada agua o mezclas de suelo inadecuadas.

Share on: