Plantar Citronela – Guía para el cultivo de esta planta repelente

La coexistencia de la población con ciertos insectos es común en la mayoría de países, donde la aparición de altas temperaturas y la incidencia de lluvias forman una combinación favorable para la proliferación de especies como escarabajos, polillas, hormigas y mosquitos. Aromática, la citronela es una excelente opción para usar como repelente natural. Aprende a plantar citronela y conoce algunos cuidados importantes para esta planta.

Cómo plantar citronela o Cymbopogon nardus
Cymbopogon nardus

La citronela es una de esas plantas que son excelentes para ahorrar dinero, al prescindir de la compra de productos químicos. Asimismo, puede representar una fuente de ingreso para el agricultor, incluso para aquellos sin experiencia, debido a su facilidad de cultivo y capacidad para crecer durante todo el año. Una planta perfecta para explorar un área desocupada del patio, un pequeño espacio en la veranda o disfrutar en jardineros o macetas en nuestra residencia o granja

El hecho de plantar citronela de forma profesional puede ayudar a que el agricultor cumpla con diferentes demandas. Al poseer citronelal y geraniol, el aceite esencial extraído de los tallos y las hojas de la planta es una materia prima para la fabricación de aromatizantes, velas, bactericidas, desinfectantes y otros productos de laboratorios y empresas en las industrias de cosméticos, perfumería, higiene y limpieza.

También conocida como hierba de eucalipto, hierba de citronela, citronela paraguaya, citronela, tiene una acción antiséptica, antifúngica, antibacteriana, astringente y estimulante. Con un olor desagradable para los mosquitos, ayuda a prevenir el dengue, la malaria, la fiebre amarilla, el virus del zika, la chikungunya y la leishmaniasis.

Originaria del continente asiático, más específicamente de Sri Lanka (anteriormente Ceilán) y el sur de la India, la citronela se usa en estas regiones, especialmente en Indonesia, para eliminar la retención de líquidos. Allí, los beneficios de la planta se extienden a su efecto expectorante y por combatir problemas de estreñimiento.

La citronela es una hierba de tallos erectos, lisos, masivos y de color verde claro que miden hasta 0.8 a 1.20 metros de altura, mientras que las hojas son planas y largas, pero de apariencia curva, con 0.5 a 1 metro de altura. Fuertes y fibrosas, las raíces son largas y numerosas.

Es importante tener en cuenta que la citronela se puede confundir con el limoncillo, muy similares cuando tienen la misma edad. Ambos son del género Cymbopogon y tienen hojas de colores y texturas muy similares. Sin embargo, cuando se tritura, el olor a citronela difiere al del limoncillo.

¿Cómo plantar Citronela?

Cymbopogon nardus y Cymbopogon winteranius son las especies de citronela más comunes.

Guía para el cultivo de citronela

Resumen

  • Propagación: Se realiza por división de macizos.
  • Espacio: Distanciar las líneas de 0,8 a 1 metro y entre las plantas (en las líneas) de 0,4 a 0,5 metro
  • Suelo: todos, siempre que sean porosos, fértiles y bien drenados.
  • Riego: Diario durante los primeros 15 días, luego cada dos días.
  • Clima: tropical y subtropical.
  • Área mínima: se puede plantar en maceta
  • Cosecha: a partir de 90 días después del trasplante de plántulas al campo.

MEDIO AMBIENTE

El clima ideal para esta planta incluye luz intensa que prevalece la mayor parte del día y altas temperaturas. Al ser una planta de clima tropical o subtropical, la citronela no tolera el frío, y puede morirse con la incidencia de heladas. La lluvia es necesaria para el período de crecimiento, sin embargo, si ocurren en exceso cerca de la cosecha, el contenido y la calidad del aceite obtenido de la planta puede no ser óptimo.

PROPAGACIÓN

Se realiza por división, cuando la planta matriz está bien formada, se extrae todo o parte de ella y se separa los macollos más atractivos (ramas laterales). Luego, se retira las hojas y las partes secas de las ramas, con el fin de formar una plántula con la pieza sobrante.

PLANTACIÓN

En suelos porosos, ricos en materia orgánica y nutrientes, y bien drenados. Se hace mejor en los meses de primavera. De preferencia, opte por días nublados o lluviosos y evite que las raíces se sequen, regando durante los primeros 15 días. La citronela debe replantarse cada dos años.

ESPACIO

Al plantar citronela, el espacio se calcula de acuerdo con la fertilidad del suelo. En general, en un surco largo rayado con una azada, se recomienda distanciar las líneas de 0,8 a 1 metro y entre las plantas (en las líneas) de 0,4 a 0,5 metros, espacio suficiente para la formación de otros nuevos macizos. Con sus propias manos, empuje la tierra para reafirmar las plantas.

CUIDADO

Usa estiércol de ganado curtido y seco, mezclada con la tierra para una mejor incorporación. El riego diario es necesario durante los primeros 15 días hasta el enraizamiento, pasando a ser cada dos días después de esta etapa. Para recuperar la citronela, que disminuye mucho durante el invierno, cuando emite su inflorescencia, retire los tallos de floración manualmente con la ayuda de tijeras de podar.

PRODUCCIÓN

Las primeras hojas se pueden cosechar a los 90 días de plantados en el lugar definitivo. Por la mañana, corta las hojas a 5 cm del suelo. En plantaciones bien conducidas, es posible hacer hasta tres cortes por año. Use guantes protectores en el momento de la cosecha, ya que las hojas tienen bordes afilados. La citronela destinada a la extracción de aceite debe enviarse inmediatamente al proceso de destilación.

ACEITE CASERO

Tras plantar la citronela, después de la cosecha, se puede hacer un aceite casero con seis hojas de citronela lavadas y picadas. Colóquelos con una mezcla de medio litro de agua y 200 mililitros de alcohol (etanol 96º) en un recipiente hermético. En una bolsa de plástico negra, mantenga el frasco en un gabinete con las puertas cerradas. Cada dos días, agite la solución hasta que se hayan completado los 15 días de almacenamiento.

Acerca Jose Luis Tucto

Ingeniero Agricola egresado de la UNPRG