¿Cómo cambiar el pH del suelo? – Importancia para nuestro cultivo

El pH es una medida que permite saber el nivel de acidez o alcalinidad de cualquier elemento, como puede ser el suelo. Esta medida va desde el 0 hasta el 14, siendo un pH ácido cuando los números son desde 6 hasta 0, 7 el neutro y alcalinos aquellos superiores a 8. En la jardinería, determinar el nivel del pH es importante, ya que es un factor que se debe corregir para mantener un adecuado crecimiento de las plantas. Aprende como cambiar el pH del suelo para tener plantas saludables.

Como cambiar el pH del Suelo

Importancia del pH en el suelo

El pH a mantener en nuestro jardín depende mucho de la planta que se quiere sembrar. Por ejemplo, las azaleas, los arándanos y las coníferas crecerán mejor en suelos con una acidez de 5.5 a 5, en la escala del pH. Mientras que muchas otras, sobre todo las plantas ornamentales, hortalizas y el pasto, prefieren los suelos ligeramente ácidos, de 5.8 a 6.5.

Si un suelo no cuenta con el pH ideal para sembrar algún tipo de planta no crecerá de forma adecuada debido a la falta de nutrientes para desarrollarse. Llegando a ser importante realizar las correcciones de pH antes de iniciar la siembra.

Los nutrientes que necesita cada plata se dividen en primarios, secundarios y micronutrientes. Entre los primarios se encuentra el fósforo, potasio y el nitrógeno, los cuales se necesitan en mayor cantidad en los suelos. Por otra parte, los secundarios, como el magnesio, azufre y el calcio, son necesarios en menor proporción. Finalmente, los micronutrientes, como el manganeso o el zinc, son requeridos en proporciones mínimas.  Tanto los nutrientes secundarios como los micronutrientes se pueden suministrar al cambiar el pH del suelo en niveles óptimos.

Si bien es importante el pH, llegar a niveles extremos no solo altera la disponibilidad de los nutrientes, sino que también llega a tener concentraciones tóxicas para las plantas. Por ejemplo, una gran acidez aumenta la disponibilidad de aluminio y manganeso, hasta tal punto de convertirse en tóxico para las plantas. Nutrientes como el calcio, fósforo y magnesio también son menos disponibles en un pH bajo.  Por otra parte, si los valores de pH son mayores a 6.5, entonces el fósforo y la mayoría de micronutrientes reducen su disponibilidad.

¿Qué influye en el pH?

Si quieres controlar el pH del suelo, primero tienes que conocer que factores influyen en su medida. Los suelos formados de rocas básicas generalmente tienen valores de pH más altos que los formados de rocas ácidas.

Las lluvias también afectan el pH, pues al pasar el agua por el suelo lixivia nutrientes como el calcio y magnesio. Estos se reemplazan por elementos ácidos como el hierro y aluminio. Razón por la cual los suelos que pasan por precipitaciones son más ácidos que los suelos formados en condiciones secas o áridas.

La utilización de productos fertilizantes con urea o amonio también contribuyen con la acidez, al igual que la descomposición de la materia orgánica.

¿Cómo cambiar el pH del suelo?

Subir el pH del suelo

Existen varios métodos para hacer un suelo menos ácido. La forma más utilizada consiste en el uso de alguna forma de cal, como la piedra caliza triturada. Es importante conocer que cuanto más finas sean las partículas de la piedra caliza actuará más rápidamente.

Sin embargo, antes de realizar las correcciones, debes saber que la textura del suelo, la materia orgánica utilizada y las plantas a cultivar son factores a tener en cuenta para ajustar los valores del pH. Un ejemplo sería que los suelos bajos en arcilla necesitan menos piedra caliza, a comparación con los suelos altos en arcilla.

Selección de piedra caliza

Hay cuatro tipos de materiales de piedra caliza que pueden adquirirse en viveros y otras tiendas, incluyendo la granulada, paletizada, pulverizada e hidratada. Algo importante a tener en cuenta es que mientras más fina sea la molienda de la piedra caliza más rápida será su acción alcalinizante.

En caso de utilizar una asperjadora, la roca caliza granulada y peletizada son las que tienen menos probabilidad de obstruir los agujeros al momento de regar. La cal hidratada es un producto que debe utilizarse con precaución debido a su mayor capacidad para neutralizar la acidez.

Aplicación

La cantidad de cal a utilizar para cambiar el pH del suelo se determina tras la realización de un análisis del suelo. Generalmente se toman las muestras del suelo en otoño. Si existe la necesidad de aplicar cal, se puede realizar en otoño o invierno. Los mejores resultados se obtendrán si aplicas la piedra caliza de dos a tres meses antes de la plantación, tiempo necesario para que neutralice la acidez. La eficacia de la piedra caliza depende mucho de estar en un máximo contacto con el suelo.

Los materiales de encalado son ligeramente solubles en agua, por lo que es necesario la utilización de una gran cantidad de agua para que pueda actuar. Si no se utiliza agua, a pesar de utilizarse en cantidades adecuadas, la cal tendrá un mínimo efecto sobre el pH de un suelo seco. En caso de tener un césped, se aplica la cal en la superficie, permitiendo que penetre el suelo al aplicar agua.

Usando cenizas

Las cenizas de madera pueden incrementar el pH del suelo debido a su aporte en potasio y calcio, además de fosfato, boro y otros elementos. No llega a ser tan efectiva como la piedra caliza, pero al aplicarse repetidamente puede incrementar el pH del suelo, especialmente en suelos arenosos.

Al utilizar cenizas de madera debes evitar que entren en contacto con las plántulas o las raíces de las plantas. Se aplica una capa durante el invierno y se incorpora en el suelo durante los meses de primavera.

Es importante verificar el pH del suelo anualmente, especialmente al utilizar cenizas de madera. Se debe evitar el uso en grandes cantidades de cenizas de madera para no producir un pH excesivo y/o una deficiencia de nutrientes. No se debe utilizar cenizas de carbón debido a que no tienen ningún efecto encalante, e incluso puede provocar un aumento exagerado de la acidez.

Reducir el pH del suelo

Mucha plantas ornamentales y frutales, como los arándanos, necesitan crecer en suelos ligeramente a muy ácidos; caso contrario, pueden desarrollar clorosis por hierro. Enfermedad que puede ser confundida con una deficiencia de nitrógeno debido a que ambas producen el amarillamiento de las hojas. Problema que se puede prevenir corrigiendo el pH del suelo.

Acidificar los suelos puede resultar incluso más complicado que alcalinizarlo. Y es que los métodos utilizados para cambiar el pH del suelo en este caso suelen ser demasiado efectivos, produciendo un suelo excesivamente ácido. Los materiales más usados para acidificar los suelos son el azufre y el sulfato de aluminio.

Estos materiales deben limpiarse rápidamente al entrar en contacto con las hojas o el césped para evitar daños. Si vas a utilizar estos materiales debes ser extremadamente cuidadoso para no sobre aplicar.

Azufre

El azufre tarda un tiempo en acidificar el suelo una vez se aplica, ya que debe convertirse primero en ácido sulfúrico gracias al accionar de las bacterias del suelo.

La velocidad con la que el azufre acidifica los suelos depende mucho de la finura del producto utilizado, la humedad y las bacterias del suelo. Es un proceso que puede llegar a tardar incluso meses cuando las condiciones no son ideales.

Dosis para disminuir pH con Azufre
Dosis para disminuir pH con Azufre

Sulfato de aluminio

Este es el producto más usado debido a que actúa sobre el pH del suelo apenas se disuelve. Llega a ser importante tener cuidado al aplicar esta sustancia para no afectar drásticamente el pH.

Dosis para disminuir pH con Sulfato de Aluminio

Fuente: https://hgic.clemson.edu/factsheet/changing-the-ph-of-your-soil/

Acerca Jose Luis Tucto

Ingeniero Agricola egresado de la UNPRG