Ciertamente, los arándanos rojos son plantas muy interesantes, además de proporcionar frutos muy versátiles, por ello, si estás interesado en cultivarlas en casa, te invito a seguir leyendo para que te informes bien sobre el proceso de sembrar arándanos rojos, y así puedas beneficiarte de una gran cosecha de bayas.

como sembrar arandanos desde semillas y esquejes

El arándano rojo es una las bayas, al igual que la cocona, la cereza, la berenjena, entre otros, más conocidas del mundo y que tiene una gran importancia económica para muchos países. Una baya que llega a ser relevante en la cultura alimenticia debido a que se utiliza en la preparación de platillos exquisitos y manjares tradicionales.

Además, se ha comprobado que las bayas del arándano rojo tienen unos saludables efectos en el organismo humano, debido a sus propiedades antioxidantes. Y, muchos estudios científicos afirman que el jugo de arándano es efectivo para prevenir de infecciones urinarias.

Los arándanos rojos, específicamente la especie Vaccinium macrocarpon, se caracterizan por ser plantas silvestres nativas del norte del continente americano, abarcando partes de los Estados Unidos y Canadá. En esta región en particular, crecen en ambientes pantanosos, donde el clima no es cálido ni árido. Además, se ha comprobado que para crecer necesitan de suelos ácidos, con un pH entre 4.5 y 5.5.

Complementariamente, debes saber que las frutas y flores del arándano rojo maduran a los 3 años de sembrada. En su entorno silvestre o en grandes jardines de cultivo, los tallos del arándano mueren después de uno o dos años de haber dado frutos, pero, a medida que sus rizomas echen raíces surgirán nuevos tallos, de los cuales maduran más bayas.

La creencia de que los arándanos no pueden ser plantados en entornos hogareños, domésticos o urbanos es enteramente falsa, y es que, si no dispones de espacio en tu jardín o de ningún jardín, plantar arándanos en las tradicionales macetas será una opción idónea.

Sembrar arándanos rojos en Macetas o recipientes

Algo a tener en cuenta antes de continuar es que en maceteros o recipientes, los arándanos no disponen del espacio necesario para el crecimiento de sus rizomas y, consecuente, de nuevos tallos. Por esto, es necesario que después de cierto tiempo sean replantados para así perpetuar su cultivo y cosecha.

Recomendaciones

Macetero

Por la naturaleza propagativa del arándano se recomienda comprar un macetero con un diámetro mayor a 30 cm. La profundidad del recipiente no debe ser una preocupación debido a que las raíces miden un máximo de 15 cm, medida que toda maceta supera. Las macetas que tienen una forma de caja de ventana son efectivas para el crecimiento de los arándanos. Si este recipiente dispone de un sistema de autoabastecimiento de agua mucho mejor, ya que se proporcionará la humedad que la planta necesita.

Sustrato

Al ser plantas pantanosas, los arándanos requieren de suelos con abundante materia orgánica. También se puede utilizar mezclas de suelos utilizadas para plantas que aman el ácido.

Como medida de control para el cultivo, debes de medir el pH del suelo de la maceta durante la primavera. Si el pH no se encuentra en los valores óptimos, puedes agregar fertilizantes ácidos (de baja concentración de Nitrógeno) para modificar la acidez del suelo.

Propagar arándanos rojos en el jardín

Las formas más usuales de propagar arándanos son mediante el uso de esquejes y plántulas; muy pocas veces se utiliza la propagación con semillas, debido al prolongado tiempo de germinación de las semillas.

Clima adecuado, humedad y suelo

La mejor época del año para sembrar arándanos es la primavera, ya que en esta época la planta aprovecha al máximo todos los nutrientes del suelo y las condiciones ambientales. Vigila el riego puesto que es importante que el suelo se encuentre húmedo más no empapado, o saturado de agua.

El lugar de cultivo debe estar expuesto a la mayor cantidad posible de luz solar, mientras que el suelo debe ser ácido, tener excelente drenaje y fertilidad. En caso de ser necesario, puedes enriquecer el suelo con estiércol, composta o musgo.

Espaciado

Como regla general, al plantar arándanos rojos de un año de edad se deja un espacio de 30 cm, mientras que a los de 3 años se requieren de, aproximadamente, un metro de separación entre cultivos.

Siembra

No siembres las plantas profundamente en el suelo; las partes aéreas de la planta deben quedar justo al nivel del suelo. Asegúrate de sembrarlo manteniendo siempre la profundidad original del lugar donde ha crecido.

Propagación por semillas

Si bien sembrar arándanos rojos desde sus semillas puede ser un proceso muy largo, se puede acortar el tiempo de germinación siguiendo estas instrucciones.

Lo primero a realizar es llenar una maceta de 10cm con un medio esterilizado libre de cal. Luego, deberás aplanar el suelo y transferir la maceta a una bandeja de hidratación (profundidad de al menos 5 cm). Llena la bandeja con suficiente agua para que el suelo de la maceta se humedezca. Vuelva a apisonar la fierra y remueve el exceso de agua de la bandeja.

Excava entre 2 a 3 huecos en cada maceta y entierra 2 semillas en cada hoyo, luego, cubre estos espacios con suelo de cultivo.

Ubica cada maceta en lugares cuya temperatura oscile entre los 18 y 21°C por 4 semanas; durante este tiempo la luz solar debe llegarles indirectamente. Pasadas las 4 semanas se trasladan a un lugar más frío, donde la temperatura oscile entre los 4 y -4°C por seis semanas. Este método para sembrar arándanos ayudara a acelerar la germinación. El sustrato debe estar húmedo durante todas las etapas de cultivo.

Terminadas las seis semanas, pasa las macetas a un lugar más caliente, con temperatura entre 4 y 13°C, y déjalos allí para concretar la germinación de los arándanos, manteniendo el suelo ligeramente húmedo. Después de 3 semanas de sembrar las semillas arándanos rojos, la germinación habrá llegado a su punto final.  

Cuidados del arándano rojo

Enfermedades de los arándanos rojos y sus tratamientos

Las enfermedades más comunes que atientan con la salud de los arándanos son las siguientes:

Mancha de hoja

Esta es una enfermedad causada por muchas especies bacterianas y de hongos. Por esto, se produce una variación misma de las manchas, las más usuales son las manchas rojas, la Proventuria, Cladosporium, Pyrenobotrys y las manchas tempranas.

Estas afecciones proliferan por la humedad, por ello,  para prevenirlas establece un mejor plan de irrigación al momento de sembrar arándanos rojos; riega las plantas a primeras horas del día, para que la mayor parte del agua pueda evaporarse. También, asegúrate de verificar el drenaje del suelo. En caso de una infestación, puedes usar fungicidas para tratar las manchas.

Enfermedad del brote rojo

En esta enfermedad, las ramificaciones tempranas del arándano se van tiñendo de un color rojizo y se van volviendo peculiarmente delgadas y largas. No genera ningún peligro definitivo para la supervivencia; solo es una anomalía del crecimiento, por esto, no cuenta con un tratamiento específico.

Florecimiento rosa

Consiste en una afección originada por influencia de hongos, y se caracteriza por convertir a nuevos brotes en gruesas ramificaciones de un color rosado/rojo, similar a una rosa. Para prevenirla debes incrementar la intensidad de la luz solar y la circulación del viento.

Si tus plantas padecen este florecimiento puedes utilizar fungicidas para erradicarla.

Bola de algodón

En esta enfermedad, las bayas han sido infectadas por el hongo del algodón, el cual provoca que las puntas de los tallos se sequen, adoptando la forma de bastón de pastor. Puede ser prevenida por medio de un buen sistema de drenaje, y removiendo las frutas infectadas de la última cosecha.  

Agallas del cuello

Es una enfermedad bacteriana, originada por el crecimiento descontrolado de tallos sobre brotes moribundos, permitiendo que la bacteria entre por la madera. Para evitarla es necesario tomar medidas de protección invernal y contra daños por personas. El tratamiento más efectivo es mediante sprays de cobre; solo si la afección es leve. 

Plaga de la ramilla

Se caracteriza por infectar a las hojas, haciendo que adquieran un color marrón oscuro. Su prevención consiste en ubicar la planta al momento de sembrar arándanos rojos en un lugar con bastante luz solar y una adecuada circulación de aire. Y su tratamiento se basa, principalmente, en el uso de fungicidas.

Pudrimiento de frutas

Consiste en la acidificación de las bayas, convirtiéndolas en frutas inmaduras, escaldadas y duras. Se puede evitar regulando el abastecimiento de agua de los arándanos, eliminando la posibilidad de formar estancamientos entre los cultivos.

Enfermedad de la flor falsa

Es una infección originada por la brincadora de hojas de nariz truncada, que provoca que las flores crezcan erectas pero que no puedan desarrollar frutos. Para tratar esta infestación usa insecticidas.    

¿Cómo tratar a las plagas?

Como pudiste verificar en la sección anterior, estas plantas son susceptibles de diversas maneras, teniendo el potencial de padecer todos aquellos males si descuidamos aspectos básicos del cultivo. Por esto, para sumar mayor consciencia a la causa, te describiremos a continuación las principales plagas del Vaccinium macrocarpon y de qué manera pueden ser erradicadas:

Gusano de punta

Estos gusanos se alimentan de las hojas del arándano, haciendo agujeros en ellas. Para tratar esta plaga aplica insecticidas durante la etapa de crecimiento temprano, a medidos de la primavera.

Gusano de la fruta

Sus larvas devoran desde adentro a las frutas, y la evidencia de su presencia es un pequeño agujero de entrada que cubren con una red de seda. Utiliza insecticidas en sprays, o recolecta manualmente cada uno de los gusanos, para luego eliminarlos.

Gusano militar falso

Las larvas de este gusano se alimentan de los nuevos brotes de las ramificaciones, así como del follaje y las bayas. La temporada de desbordamiento es la adecuada para combatir esta plaga con insecticidas y demás.

Gusano de fuego cabeza negra

Son gusanos que se caracterizan por enrollar a las hojas y las ramas del arándano mediante una red de seda, y ocasionan un oscurecimiento en los tallos y ramas superiores. Los desbordamientos primaverales y los insecticidas son las mejores formas para erradicarlos.

Gorgojo del arándano

Sus larvas agujerean los capullos de las flores, imposibilitando su desarrollo. La forma más efectiva para hacerles frente es mediante tratamiento químico, pero, debes considerar que los gorgojos pueden resguardarse del efecto de este tratamiento.

Escarabajo pulga

Su rasgo más característico es el color rojo de su cabeza, y estos se ocupan de desintegrar a las hojas del arándano, mostrando una tendencia a atacar en verano. Puedes utilizar insecticidas para tratar esta amenaza. 

Oruga

Conocidas por ser verdes, marrones y grandes, las orugas que habitan entre los arándanos hacen que sus crías devoren a las hojas, tallos, flores y bayas. Para eliminarlos, la mayoría de los insecticidas son efectivos.

Ceñidor del arándano

El ceñidor y sus larvas se alimentan de las raíces, tallos, y ramas del arándano, además, hacen que el follaje se vuelva oscuro durante los últimos días del verano. Los insecticidas son eficaces para controlar esta plaga, especialmente si son usados a finales del verano y a comienzos de otoño, cuando las larvas abundan.            

Cosecha del arándano rojo

Al igual que muchas plantas, los arándanos rojos inician su etapa de florecimiento en la primavera. En esta etapa las flores son polinizadas, para luego producir unas pequeñas bayas, de aspecto verdoso y liso, las cuales terminaran su maduración durante el verano y comienzos de otoño.

De esta forma, tenemos que la época ideal de recolección de las bayas del arándano es el otoño, específicamente a finales de septiembre, cuando las bayas han alcanzado su punto cumbre de maduración. Las bayas rojizas de esta especie de arándano podrán ser fácilmente desprendidas de sus tallos.

En la industria de la cosecha del arándano se utilizan 2 métodos de cosecha y recolección de las frutas: la cosecha húmeda y la cosecha seca. De estos 2 métodos, el más empleado en la cosecha húmeda, la cual representa un 99% de la producción, sin embargo, con la cosecha seca, se refinan las bayas del arándano, para obtener productos de mayor calidad.

El patrón de calidad característico de las bayas del arándano está definido por el color, la textura y la elasticidad. Las mejores bayas serán las de piel más firme, con un color que varíe del rojo al escarlata. Además, durante la recolección podrás someter a las bayas a la una prueba de rebote, para verificar su elasticidad; las mejores serán aquellas que reboten más.       

También te puede gustar

Suscribete

Ingresa tu E-mail y recibe nuestras ultimas actualizaciones

Únete a otros 462 suscriptores

Más Artículos similares

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduzca una dirección válida de correo electrónico.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú