Plantar Acerola – Guía para el cultivo de esta nutritiva fruta

La acerola es una fruta rica en vitamina C, cuya planta es capaz de adaptarse a diversas condiciones climáticas, siendo productiva durante todo el año.  La acerola o Malpighia emarginata D.C. es una prueba de que el tamaño no siempre es importante. A pesar de ser más pequeña, la fruta madura tiene 36 veces más ácido ascórbico, sustancia que forma la vitamina C, que la naranja y la guayaba, ambos ricos en este nutriente. Aprende a plantar acerola y sus cuidados.

Cómo plantar acerola o Malpighia emarginata
Malpighia emarginata

Llena de propiedades beneficiosas para la salud humana, la acerola es muy querida por sus consumidores, siendo cada vez más común de ver en las bolsas de compras de alimentos. La alta concentración de vitamina C que posee también ha impulsado la comercialización de frutas verdes para la fabricación de medicamentos.

Adaptada a diferentes condiciones climáticas, la acerola, que puede florecer y dar frutos varias veces al año, también tiene la posibilidad de ser cultivada en diversos tipos de climas.

La polinización de la acerola depende de la acción de los insectos polinizadores, por lo que se debe hacer énfasis en la presencia de abejas polinizadoras en las cercanías del cultivo. Al tener más de una variedad de acerola en el mismo huerto puede producirse una polinización cruzada, lo que beneficia a la recolección de fruta.

¿Cómo plantar acerola?

Es importante adquirir plántulas de calidad que sean obtenidas mediante injertos o estacas, que generan un huerto más uniforme y productivo. También es importante comprar muestras de sustratos comerciales de aspecto saludable, evitando llevar una plaga en el sustrato adquirido.

Guía para el cultivo de acerola

Resumen del cultivo

  • Propagación: De preferencia mediante estacas o injertos.
  • Suelo: profundo, areno-arcilloso y bien drenado.
  • Iluminación:  Exigente en lo que se refiere a luz solar.
  • Espaciado: Varia entre 5 x 5 metros, 6 x 4 metros y 5 x 4 metros.
  • Clima: tropical y subtropical.
  • Superficie mínima: puede plantarse en macetas para consumo doméstico.
  • Cosecha: A partir de los 8 meses.

Medio ambiente

Una planta de clima tropical, que también muestra una buena adaptación a regiones donde el clima es subtropical. Prefiere temperaturas en el rango de 15 ºC a 32 ºC, con un promedio anual de alrededor de 26 ºC. La planta, a pesar de ser exigente en términos de sol, debido a la influencia que tiene el sol en la producción de vitamina C, registra un buen desarrollo en lugares donde la lluvia está bien distribuida durante todo el año.

Siembra

El proceso de plantar acerola debe realizarse, preferentemente, al comienzo o durante los meses de la temporada de lluvias, en suelos profundos, arenosos-arcillosos y bien drenados. Exceptuando el invierno, la plantación puede hacerse en cualquier momento del año, si se dispone del riego necesario para la plantación de frutas.

Espaciado

Puede variar entre 5 x 5 metros, 6 x 4 metros y 5 x 4 metros.

Cuidado

En caso de ser necesario, se deben realizar las prácticas culturales habituales, como el control de las malas hierbas, la fertilización del suelo, la poda de formación, la limpieza y el riego. Los fertilizantes orgánicos contribuyen a hacer la fruta más grande y a hacerla más productiva. Nematodos, pulgones, hormigas cortadoras de hojas, saltamontes y moscas de la fruta son algunas de las plagas que atacan a este arbol, mientras que las enfermedades incluyen la antracnosis, la cercosporiosis, la sequía de las ramas y la podredumbre de la fruta.

Producción

Dependiendo de las condiciones climáticas locales y de los manejos realizados al plantar acerola, después de ocho meses aparecen los frutos. La planta puede registrar tres o más cosechas concentradas anualmente, principalmente en primavera y verano. Después del tercer o cuarto año de plantación, los árboles frutales adultos producen hasta 40 kilos de acerola por planta al año, lo que corresponde a un rendimiento medio de aproximadamente 16 toneladas por hectárea. Cosechar el fruto cada dos o tres días, retirando aquellos maduros y que están cambiando de color. Un consejo importante es evitar que la acerola este expuesta al sol después de la cosecha.

Acerca Jose Luis Tucto

Ingeniero Agricola egresado de la UNPRG